El mundo registra 657 mil casos del nuevo coronavirus en un día

Los contagios de Covid-19 vuelven a alcanzar cifras récord, lo que lleva a muchos países a endurecer las medidas para contener la pandemia

Los contagios de coronavirus volvieron a alcanzar ayer cifras récord a nivel mundial, aunque haya señales de desaceleración en algunos países, lo que está llevando a muchos gobiernos a endurecer las medidas para contener la pandemia.

Los últimos datos ofrecidos ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en las últimas 24 horas se ha alcanzado un nuevo récord de contagios en el mundo: 657 mil .

Con ello, el número de casos registrados de COVID-19 desde que empezó la pandemia asciende a 53.1 millones. Los muertos en todo el mundo suman 1.3 millones, 9,700 más que ayer.

Además, la gráfica de fallecimientos diarios muestra una preocupante tendencia ascendente y superior a la de la primera oleada, en marzo y abril.

Por regiones, América suma 22 millones de casos, Europa 14 millones y Asia meridional roza los 10 millones, siendo estas las zonas más afectadas del planeta.

América, condicionada sobre todo por el fuerte ascenso en el número de casos en Estados Unidos, también arrojó ayer un récord diario de contagios, casi 270 mil, mientras que en Europa, donde la curva parece en descenso, aún se rondan los 300,000 cada 24 horas.

INDICES DE DESACELERACIÓN EN ALGUNOS PAÍSES

En algunos países europeos se cree haber entrado en fase de desaceleración, aunque las autoridades sanitarias apelan a la prudencia. Así Italia registró 37,255 nuevos contagios de coronavirus en el último día, una de las mayores cifras de toda la crisis, así como 544 muertos, pero los expertos detectan una leve “desaceleración” en la propagación del patógeno.

El presidente del Consejo Superior de Sanidad, Franco Locatelli, explicó en rueda de prensa que el viernes por cuarto día consecutivo se observó una reducción en los ingresos en Cuidados Intensivos y además se vio una contracción del índice de transmisión del virus.

“Esto indica que la estrategia llevada a cabo funciona y se da una desaceleración que obviamente aún debe ser confirmada”, sostuvo.

Este frenazo en el avance de la pandemia, sin embargo, no significa que la curva esté reduciéndose, avisó por su parte el presidente del Instituto Superior de la Sanidad, Silvio Brusaferro. “El número de contagios todavía es significativo y por lo tanto no debemos bajar la guardia”, instó.

Para frenar al virus el Gobierno italiano ha decretado -en principio hasta el 3 de diciembre- un toque de queda nacional entre las 22 y las 5 locales, ha restringido los horarios de la restauración y ha cerrado cines, teatros, gimnasios o piscinas.

En Alemania, la cifra de contagios se ralentizó en las últimas 24 horas, con 22,461 nuevos casos, un descenso de algo más de un millar respecto al día anterior. De acuerdo con las cifras difundidas el sábado por el Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en Alemania, el número de fallecidos  por el coronavirus fue de 178, frente a los 218 reportados ayer.

Las cifras de ayer parecen reforzar la perspectiva de una desaceleración de los nuevos contagios, tal como apreció esta semana el RKI. Los mensajes, tanto de este instituto como del ámbito político, son de cautela ante una evolución que aún no puede darse por consolidada.

Alemania se encuentra desde el inicio de noviembre en una nueva fase de parón de la vida pública, que implica el cierre durante previsiblemente todo el mes de noviembre de la gastronomía, el ocio nocturno, la vida cultural y el deporte en espacios cerrados, además de la limitación de contactos personales. Se mantienen abiertos, en cambio, los comercios y la actividad escolar, cuestión ésta prioritaria para el Gobierno de la canciller Angela Merkel.

América, condicionada sobre todo por el fuerte ascenso en el número de casos en Estados Unidos, también arrojó el viernes un récord diario de contagios, casi 270 mil.

PROTESTAS CONTRA LAS RESTRICCIONES

Por otro lado, las medidas para contener el virus siguen provocando protestas, como en Portugal, donde empresarios y trabajadores de restaurantes, hoteles, ocio nocturno, cultura y otros sectores protagonizaron una manifestación en el centro de Lisboa que coincidió con el inicio del toque de queda.

En Alemania, una marcha convocada ayer en Fráncfort (oeste de Alemania) contra las restricciones por la pandemia derivó en altercados con grupos de contramanifestantes, a los que la policía dispersó con cañones de agua a presión.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *