El otro aeropuerto

Por Roberto Ojeda

Luego de cuatro intensos días de consulta con respecto a la construcción o extinción del proyecto del NAIM y el jaloneo político entre el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y el sector empresarial, hace unos días nos llegó cierta información sobre otro aeropuerto, el que tenemos aquí cerquita y que es nuestro.

Y es que según información de algunas fuentes, a alguien le parece que el Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescencio Rejón” se encuentra muy dentro de la ciudad y que sería mejor retirarlo algunos kilómetros afuera del Periférico de la ciudad, específicamente por Sierra Papacal.

Y es que al parecer hay empresarios que tienen la firme intención de revivir un viejo sueño llamado “Metropolisur”, el cual consistía en construir un nuevo aeropuerto en las afueras de Periférico para aprovechar el espacio en el que está el actual y detonar la zona como un centro comercial.

Es un secreto a voces entre empresarios del ramo inmobiliario, que este nuevo aeropuerto se encontraría en tierras del poniente de Yucatán, para que se encuentre cerca del Parque Científico y Tecnológico y el corredor industrial de Hunucmá.

En ese sector habría terrenos propiedad de la familia Abraham y hasta del famoso ex banquero y terrateniente Roberto Hernández, quienes siempre han estado muy interesados en que fructifique una obra de esta magnitud, ya que eso representaría vender sus lotes a un gran precio.

Por otro lado, las instalaciones del actual aeropuerto se convertirían en un polo de inversión, con casas, plaza comercial y universidades.

No hay que olvidar que durante muchos años el sector empresarial siempre ha visto con buenos ojos esta idea, la cual en su momento Patricio Patrón Laviada quiso hacer realidad mediante un préstamo de más de mil millones de pesos. El tiempo no le alcanzó para concretar el proyecto, pero la esperanza siempre permaneció en el aíre.

Joaquín Díaz Mena en el 2012, cuando fue candidato panista a la gubernatura, lo mencionó como propuesta de campaña; la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios pidió hace un año sacar al aeropuerto de Mérida y Mauricio Vila Dosal le ha querido dar un gran impulso al sur de la ciudad desde que era alcalde.

Por lo tanto, a lo mejor no suena tan descabellado pensar que este proyecto puede resucitar y, quien sabe, a lo mejor está vez tengamos en Yucatán nuestro propio problema aeroportuario; una verdadera encrucijada de aproximadamente unos 10 mil metros de altitud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: