El perfil del nuevo consumidor

Durante la pandemia cambiaron los hábitos de compra, las rutinas de consumo y el perfil de los consumidores y ya no volverán a ser los mismos, consolidándose las compras en línea. Expertos explican cómo adquiriremos en el futuro aquello que deseamos y necesitamos

La mayoría de las personas tienen pensado retomar el ritmo de vida que llevaba antes del covid 19, pero su modo de comprar ya no será igual que el anterior. En el futuro el principal centro de consumo será el hogar y la manera preferida de adquirir artículos será a través de los canales digitales, según una radiografía las nuevas tendencias de consumo.

Durante la pandemia y debido a los confinamientos y las limitaciones de movilidad, los comportamientos y hábitos de compra de los consumidores cambiaron de la noche a la mañana y, con el paso de los meses, se han ido consolidando las ventas “online”, según los analistas del grupo tecnológico y digital internacional Vector ITC (www.vectoritcgroup.com).

Esta consultora tecnológica pronostica en su informe de “Tendencias Digitales para 2021” que muchos de estos cambios de conducta serán irreversibles y que la digitalización de las compras se acentuará.

Un año después del inicio de la crisis sanitaria y la consecuente crisis económica en los países occidentales este informe vaticina que el comportamiento del público y su forma de comprar se verá afectado en todos los sentidos.

ESCENARIOS DE LA NUEVA NORMALIDAD

En el futuro prestaremos mayor atención a las relaciones personales, nos preocuparemos más por la salud y el autocuidado (dieta y deporte), reduciremos los desplazamientos y la forma de desplazarnos, pasaremos menos tiempo de ocio en espacios cerrados y con muchas personas, y tenderemos a trabajar y formarnos a distancia y “en línea”, de acuerdo a Vector ITC.

Esta consultora prevé que disminuirán el uso del transporte público y  las actividades recreativas como comer fuera, ir a bares y restaurantes o hacer deporte en gimnasios.

Dependiendo del impacto de la crisis en la economía de cada consumidor, otra tendencia que va a cobrar importancia es la preferencia por los productos respetuosos a la ecología y sostenibles para el medioambiente.

Gran parte de los consumidores prestarán mayor atención a los precios, al ver reducidos sus ingresos,  y comprarán en los comercios cercanos que ofrezcan una mayor calidad-precio y menos aglomeraciones,  prefiriendo  en general las marcas blancas (segundas marcas de los supermercados) y estará atentos a las promociones.

En tiempos de pandemia y en un rumbo que previsiblemente se profundizará, ya se ha observado que la mayoría de los hogares hacen menos cestas de la compra, pero más completas, adquiriendo al menos un “cesta despensa” (de almacenamiento) mensual.

Por otra parte, han aumentado las compras “online” y el consiguiente gasto en esta modalidad, con la novedad de que cuatro de cada diez hogares que han comprado en línea por primera vez están formados por mayores de 54 años.

DIGITALIZACIÓN IMPARABLE

“El nuevo consumidor ve la digitalización como una forma de mantener las medidas de higiene y prevención y, a la vez, seguir conectado con otras personas y empresas”, explicó Rafael Conde, director de Digital e Innovación, de Vector ITC.

“Algunos ejemplos de esta tendencia son el aumento de los pagos mediante tecnologías ‘sin contacto’ utilizando tarjetas, el celular o dispositivos ‘wearables’ (llevados sobre el cuerpo), así como en la adopción de servicios en línea y a distancia en áreas como la banca, la medicina o el ocio”, detalló.

Para Conde los consumidores han pasado a estar más conectados gracias a las tecnologías de la información y la comunicación, obteniendo velocidad, comodidad y un acceso instantáneo a cualquier información y a las empresas.

Señaló que la preferencia del consumidor de utilizar el canal “on line”, con entregas a domicilio frente  a las compras presenciales, “no solo se debe a cuestiones sanitarias, sino además a razones de conveniencia, a la amplia oferta, al precio y a la confianza que ofrece el mercado digital”.

“También aumentará la compra omnicanal, previéndose que dos de cada tres compras combinen los mundos en línea y físico”, apuntó.

Rafael Conde señaló a Efe “en este nuevo contexto en el que las interacciones digitales son las protagonistas, la sociedad necesita más que nunca humanizar los puntos de contacto con las compañías”.

“Es aquí donde los avances tecnológicos en Inteligencia Artificial IA y computación afectiva (sistemas y dispositivos que pueden reconocer, interpretar y procesar las emociones y sentimientos humanos) asumirán un rol fundamental para poder anticipar necesidades del público y personalizar sus experiencias de comprar en línea al máximo”, según este experto.

“De nuestro análisis podemos prever que el principal centro de consumo será el hogar, que se ha desarrollado un nuevo aprendizaje de consumo basado en la digitalización y la concienciación, y que dos de los objetivos principales al comprar serán el ahorro y la preferencia por productos, marcas y comercios con compromiso social y ecológico”, aseveró.

“Los comportamientos del nuevo consumidor digital anticipados en nuestro informe para 2021, muy probablemente se van a acentuar y asentar en los años venideros”, concluyó con su pronóstico Conde.

Texto y fotos: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *