El presente que hace historia

Mary Carmen Rosado Mota
@mary_rosmot
latribunaesnuestra@gmail.com

Este fin de semana se realizó la edición 37 de Wrestlemania, el evento anual más importante de la famosa compañía de lucha libre WWE; dividido en dos noches, el show celebrado en Tampa, marcó el regreso de los eventos en vivo con público para una de las mayores empresas de entretenimiento deportivo del mundo. Pero eso no fue todo, la noche del sábado pudimos vivir un evento histórico de los Wrestlemania.

Desde hace un par de años la WWE ha apostado por darle mayor difusión a las luchadoras que forman parte de su empresa, formando parte de las giras internacionales, aumentado la diversidad de títulos a los que pueden aspirar, hasta implementar la categoría femenil de su “batalla real” con 30 peleadoras en el ring.

Bianca Nicole Blair Crawford, mejor conocida como Bianca Belair en el mundo deportivo, es una atleta de lucha libre, crossfit y powerlifting nacida en Tenesse en 1989. En el 2016 llegaría una gran oportunidad cuando fue anunciada como uno de los nuevos reclutamientos de la NTX perteneciente a la WWE. Poseedora de un imponente físico producto de la disciplina del gimnasio y los entrenamientos, esta joven atleta ha tenido un rápido ascenso en la lucha libre, ahora formando parte de la franquicia Smackdown. Pero fue justo hace un par de meses en el evento Royal Rumble cuando después de 56 minutos de combate salió vencedora para obtener un lugar en la pelea por el campeonato femenil, precisamente en el evento que nadie se quiere perder.

Es así como se pactó la pelea contra la entonces campeona Sasha Banks, en lo que prometía ser una de las principales de la cartelera de este año; sin embargo, ninguna de las dos estaba aún consciente de lo que iba a significar. Por primera vez dos peleadoras afroamericanas se enfrentarían por el título femenil pero, además, lo harían como el evento principal de la primera noche de Wrestlemania.

Visiblemente emocionadas y llenas de energía entraron cada una al ring, disfrutando de la presencia de fans y de millones de espectadores alrededor del mundo. Después de poco más de media hora de una pelea donde entregaron lo mejor de sus performances, Bianca Belair se llevó la victoria coronándose como la nueva monarca ante los ojos de su familia, que estaba en primera fila.

Como la niña que muchos años pasó disfrutando de las historias contadas en la WWE, fue muy grato presenciar que dos mujeres cerraran con broche de oro la primera parte de Wrestlemania, porque más allá del espectáculo, es un mensaje para las niñas de ahora que pueden ver como algo común la presencia de mujeres en estos espacios, en deportes de combate y, sobre todo, siendo protagonistas de eventos deportivos, dando muestra de que el presente hace historia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *