El príncipe Guillermo sale en defensa de su familia ante las acusaciones de racismo

El príncipe Guillermo, nieto de la reina Isabel II y segundo en la línea de sucesión a la corona británica, rechazó el jueves las acusaciones de racismo vertidas por los duques de Sussex, al afirmar que “no somos una familia racista”.

El duque de Cambridge hizo esta breve afirmación durante una visita a una escuela en el este de Londres, donde le preguntaron por la entrevista que su hermano, el príncipe Enrique, y su cuñada, Meghan Markle, concedieron a la presentadora Oprah Winfrey.

En ese programa, divulgado el domingo en EE.UU. y el lunes en el Reino Unido, la duquesa, que es mestiza, reveló que un miembro de la familia real no identificado cuestionó en su día el color de la piel del hijo de la pareja, Archie, de casi 2 años de edad.

Al serle preguntado en la escuela si había hablado con su hermano después de la entrevista, el duque de Cambridge contestó: “No, todavía no he hablado con él pero lo haré”.

En un mensaje conciliador, el palacio de Buckingham señaló el martes que la familia real estaba “entristecida” tras conocer el sufrimiento de los duques de Sussex y reconoció que los problemas que estos expusieron en la televisión estadounidense eran “preocupantes, especialmente el del racismo”.

+

erminar qué junta del BCV es la válida, los jueces ingleses deben establecer a cuál de las dos administraciones, la de Maduro o la paralela de Guaidó, reconoce oficial

Por parte de la junta de Guaidó, el abogado Andrew Fulton argumentó que, en una declaración el 4 de febrero de 2019, Londres reconoció “inequívocamente” al líder opositor como presidente y jefe de Estado en Venezuela.

Señaló que la Justicia británica debe hacer lo mismo, al margen de que sea Maduro quien sobre el terreno controle el funcionamiento de Venezuela, por la doctrina de “Una sola voz”, que requiere a los órganos del Estado británico actuar de forma unificada en política exterior.

n derecho), pero no “de facto” (de hecho), al frente de Venezuela, ya que en la práctica sigue tratando con el Gobierno chavista y sus embajadores.

En el mensaje institucional que centra esta disputa, Hunt manifestaba que el Reino Unido reconocía al líder opositor como “presidente constitucional interino de Venezuela hasta que puedan celebrarse elecciones creíbles”, tras haber dado un ultimátum previamente a Maduro para convocar esos comicios.

En un alegato, el equipo legal de la junta de Maduro dijo que esta declaración del Gobierno británico “viola” la legislación internacional, al contener una “amenaza” y elementos “coercitivos” presuntamente destinados a influir en los asuntos internos de Venezuela.

CUESTIÓN DE JUSTICIABILIDAD

Como parte de su dictamen, el Tribunal de apelaciones debe determinar si tiene jurisdicción para examinar en base al derecho venezolano los nombramientos de Guaidó en su país, incluidos a la junta del BCV, dado que fueron declarados nulos por la Justicia de Venezuela.

Fulton pidió hoy a la corte que acepte “sin cuestionarlos” esos nombramientos, pues, dijo, está sujeta a la doctrina británica de los “Actos de Estado”, que impide investigar la legalidad de los actos llevados a cabo por un Estado extranjero dentro de su territorio.

Según el letrado, si los magistrados aceptan que Londres considera a Guaidó como el gobernante legítimo, debe dar por buenas sus instrucciones, “al margen de si las instituciones venezolanas siguen o no sus normas”.

El juez Phillips observó que “es muy extraño” que se pida a la corte que reconozca al opositor como “presidente constitucional” y al mismo tiempo se le incite a ignorar los fallos del Tribunal Supremo de Caracas, sujeto también a la Constitución.

Fulton aludió a un dictamen de 2019 en Estados Unidos en el que, en base a principios similares a los que él expone, el tribunal dio por buenos, sin cuestionarlos, los nombramientos de Guaidó a la junta de la petrolera estatal venezolana PDVSA, en detrimento de la directiva designada por Maduro.

El dictamen del Tribunal de apelaciones sentará precedente en el Reino Unido, y no se descarta que el caso llegue al Tribunal Supremo, máxima instancia judicial en el Reino Unido.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *