El siguiente reto es conquistar la montaña de la vida: Elsa ívila‏

La montañista Elsa Ávila, quien fue la primera mujer latinoamericana y tercera americana  en completar el ascenso hasta la cumbre del Everest, la montaña más alta del mundo (8,848 m), y quien conquistó esta cumbre el 5 de Mayo de 1999, está presente en Mérida impartiendo un curso durante 2 días, donde expondrá sus vivencias a través de los recorridos tan difíciles que tuvo al enfrentarse no solo a obstáculos  muy severos en su travesía sino, incluso hasta la muerte, por las dificultades extremas por las que pasó y que dan testimonio de su gran esfuerzo.   

Inició su carrera deportiva a los 15 años especializándose en ascensos de “Gran Pared” en Yosemite, Las Rocallosas, los Alpes, los Andes, los Himalaya, la Patagonia y la isla de Baffin.

Participó en 8 expediciones a los Himalayas, 6 veces superando los 8,000 m. de altitud,  destacando el ascenso en 1987 al Shisha Pangma de 8,047 m. logrando ser la primera latinoamericana y la más joven del mundo en ese momento, en escalar una cumbre de más de 8,000 m. En 1989 subió al Monte Everest a su cumbre Sur,y  a tan sólo 98 metros de la cumbre principal la cual se frustrada por un grave cuadro de hipoxia pero regreso después de 10 años para lograrlo.

“Aproximadamente estuve un mes, ya que es un proceso complicado,  lleva 3 semanas porque el cuerpo se tiene que aclimatar a la falta del organismo, el siguiente reto es diario, ya que tiene que ver con mi vida misma y que es la salud, es una gran oportunidad de transmitir mi vida como paciente”.

Montañista, empresaria, conferencista y madre de 2 hijos, con formación en Ingeniería Civil en la Universidad Autónoma Metropolitana realizando estudios petrográficos de las montañas del Himalaya.  En 2002 le implantaron un marca-pasos debido a deficiencias en el funcionamiento de su corazón. Más tarde, en 2005 le detectaron Fibrilación auricular, arritmia que a lo largo de algunos años le provocó una embolia transitoria y cuatro infartos cerebrales menores, ahora todo controlado. Es por eso el interés de dar a conocer su historia, para que el público, valore su propia existencia y de esa manera brinde su máximo esfuerzo en cualquier empresa que se le presente.

En 2012, después de 13 años de su última visita a las altas montañas, ascendió al Pico de Orizaba 5,700 m (la montaña más alta de México) para dar testimonio de que quien decida, puede plantearse cualquier montaña como reto  bajo cualquier circunstancia.

El recuento de la visión y experiencias a lo largo de su vida lo plasmó en el libro “Triunfar al Extremo”, y obtuvo el premio al Mérito Editorial por su libro “Encuentro con el Himalaya, la aventura de la Esperanza”,  en 1991.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *