“En 70 años podría desaparecer toda la selva yucateca”: investigadora

Hace un mes dijo que el tren maya pone en serio riesgo la flora y fauna nativa de Yucatán

El impacto del crecimiento de zonas urbanas y el fomento de la ganadería en Yucatán ha deforestado la zona oriente del estado. Anualmente, la entidad pierde entre 20 y 22 mil hectáreas de masa forestal y en 70 años podría desaparecer toda la selva yucateca, advirtió la investigadora Minette Medina García, CIR-UADY, responsable de la Junta Intermunicipal Biocultural del Puuc.

En entrevista con la agencia ACOM, la docente dijo que la apuesta por el proyecto del tren peninsular pone en serio riesgo los corredores bioculturales de especies de flora y fauna nativa de Yucatán, que ya de por sí han resentido el crecimiento poco estructurado con el que se han desarrollado las zonas urbanas en las ciudades yucatecas.

Afirmó que es urgente que los tres estados de la península yucateca emprendan un Plan de Desarrollo para establecer prioridades y regular de manera puntual tanto el desarrollo y crecimiento de las zonas urbanas, como de las poblaciones y municipios que están siendo afectados con las inversiones y proyectos que están impulsando los sectores productivos.

Medina García dijo con el proyecto del tren se habla mucho de movilidad, “pero no se toma en cuenta las especies de flora y fauna de los pequeños hábitats de nuestro estado”.

Cada vez más amenazadas

La entrevistada advirtió que las especies endémicas están cada vez más amenazadas debido a la construcción de parques industriales, zonas habitaciones y fraccionamientos, carreteras, granjas y parques eólicos y solares en el estado.

“De los 106 municipios de Yucatán ninguno tiene un plan actualizado, ordenado y establecido de manera específica; tal vez Mérida cumplirá con esta alternativa, pero de los restantes 105 ninguno tiene un plan para manejo de residuos, desechos y reutilización de sus productos”, señaló.

La especialista criticó que hasta el momento no se conozcan planes de la reforestación que se tendrá que hacer tras la conclusión del llamado “Tren Maya” o si habrá algún respaldo económico para atender el impacto a los paisajes rurales que serán afectados.

Medina García insistió en que proyectos de este tipo deben de ser debidamente valorados, socializados, aprobados y definidos por las comunidades mayas que serán afectadas por el paso del mismo.

“México está suscrito a la Convención de los Derechos de los Pueblos Originarios y antes de disponer y realizar este proyecto deberá ser debidamente validado y establecido con la aprobación de los pueblos originarios mayas de Yucatán y los cuatro estados restantes donde cruzará este tren”, concluyó.

Fuente: ACOM.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *