En política hay juego nuevo: Roger Torres

De formación modelista, dirigente estudiantil desde la primaria y hasta la preparatoria en esta institución educativa, Roger Torres, actual secretario de Desarrollo Social, descubrió desde temprana edad su vocación política, que era el plato diario en casa con sus padres.

Considerado el estratega principal en la campaña que llevó a la gubernatura a Mauricio Vila Dosal, Roger Torres aseguró que lejos de ser el genio único, la elección se ganó con el margen estrecho esperado, gracias a la conjunción de especialistas en su área, donde “no hubo ni grandes genios, ni genios menores”.

Padre de seis hijos, Olga, de 28; Deisy, de 27; Shubert, de 26; los gemelos Ulises y Gaby, con 25, y Vivian, de 14, el titular de la Sedesol afirmó que ante la nueva configuración política nacional, ahora hay juego nuevo, donde ya no hay paso en los radicalismos.

Sus orígenes

Desde muy joven participé y me interesaron los asuntos políticos. Fui presidente de la sociedad de alumnos de la primaria, la secundaria y la preparatoria. Soy modelista de hueso azul. También presidente de la asociación de alumnos de la Modelo. Fui, considero hasta la fecha, el presidente más joven del Club Escuela Modelo a los 21 años.

De ahí “brinqué” a la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), ya que en la Modelo no había universidad en ese entonces, en donde estudié la carrera en Derecho. Pero Modelista de tradición y formación, donde regresé y estudié una maestría en Comunicación Política, y en la que imparto ahora un módulo como docente en la maestría de Comunicación Política y Marketing Electoral.

La política siempre fue parte de mi vida, mi madre era docente activa en algunas carteras del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y mi padre era colaborador en la sección editorial de un medio local. Era común escuchar sus pláticas en casa, y nunca me desalentaron, por el contrario, me impulsaron en la participación política.

La incursión política

Siempre he dicho que la política es cuestión de estar en el lugar indicado en el momento indicado. Con un toque de suerte, la válvula se abre y da oportunidades en ciertos momentos que deben aprovecharse, porque en ocasiones se abren en buen tiempo, pero no en buena circunstancia.

Yo entré a través de la estadística y la materia electoral, y me especialicé en ambas y considero que ahí encontré mi nicho. He sido actor político desde muy joven, tenía 24 años cuando fui diputado por el antiguo Distrito II de Mérida, y a los 26 años, regidor. Muy joven logré ciertas metas a las que no era muy común llegar, sobre todo sino representabas algo.

Nunca fui líder de sindicato u organización alguna; sin embargo logré ser un elemento de importancia para estar en los lugares de tomas de decisiones. De esa forma crecí sin ser un dirigente. Siempre le aposté un poco al talento, y aplico lo que dice la frase: rodearme de gente más inteligente que yo. No tengo por que ser un experto en todo, pero sí rodearme de ellos.

Puedo resaltar que en el gobernador encontramos un político joven y versátil, que está rodeado de talentos, como Edgar Ramírez Pech, María Fritz Sierra, Víctor Hugo Lozano, Juan Carlos Rosel Flores, y otros que forman parte de un engranaje muy sólido.

La inhabilitación de Sedesol como plataforma política personal

Tenemos un objetivo claro, Mauricio Vila fue preciso conmigo. Mi “boleto” es abatir la pobreza extrema, y para lograr ese objetivo al pasar del 6.1 al 6.5 de índice de carencia, la tarea es más grande. Y Sedesol es un área que no va a servir para la promoción política personal.

El perfil que se buscó es de operador, de estratega, de eficiencia y estadística, precisamente para poder llevar a cabo la política de gobierno y no buscar la Sedesol como plataforma para impulsar a alguien. El gobernador ha sido claro con eso, y con mi presencia se fortalece esa idea. Porque no busco reflectores ni plataforma política para mí. Vamos a hacer política para el gobierno y no para las personas.

El triunfo electoral del 1 de julio

Se ganó de puro acierto. No teníamos margen de error, desde que se decidió competir a la gubernatura Mauricio Vila tenía la información y los números y sabíamos que nuestro margen de ganancia sería muy estrecho. Siempre supimos que no ganaríamos como aplanadora. Y aunque ya no hay esos triunfos dos a uno, ese 2.4 por ciento de victoria estaba programado así desde el origen. No fue casualidad. Estábamos conscientes de que si teníamos un error no ganaríamos.

La nueva configuración política, el juego nuevo

Participé 16 años en el PRI, y tengo ya 17 años en el PAN, fue parte de mi formación. Entiendo con mucha claridad el priismo estructural desde sus entrañas, lo mismo con el PAN, donde tuve posiciones de dirigencia en su interior. Conozco muy bien la línea partidista.

Hoy en día, la línea divisoria entre los partidos, es extremadamente delgada, las diferencias son muy sutiles. Hoy ya ningún instituto político consolida mayorías por sí solo. Estamos transitando ahora a un punto donde las mayorías se construyen a partir de los partidos.

Hace 20 años la política era o negra o blanca, no había puntos medios. Pero hoy para construir mayorías requerimos de tonos grises. Lo vimos en todas las campañas, coaliciones entre los partidos.

Hemos tejido consensos entre institutos, encontrado puntos comunes. Esto no es nuevo, en Europa se da todos los días. Se construyen mayorías a partir de las minorías, donde ya vemos segundas vueltas.

Podemos decir que hay juego nuevo, tenemos que ser muy responsables en el ejercicio de la política partidista. Porque ya no es de extremos y radicalismos. Hoy hay juego nuevo sobre la mesa. Que nos quede claro, nadie puede decir que ya se sabe el juego, nadie tiene la verdad absoluta ni posiciones de por vida, en este juego nuevo, las reglas se están armando, a penas se están estructurando.

Texto y fotos: Iván Duarte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: