Entendamos el concepto de Imagen

Carlos Pérez

carper165@hotmail.com

Ante un mundo cada vez más saturado de imágenes en todos los ámbitos, las marcas tiene que luchar para sobrevivir con sus logotipos, tipografías y colores institucionales, eso da como resultado que exista una creciente dificultad para que las personas logren diferenciar  sus productos o servicios, ya que el público no tiene suficiente capacidad de memoria para recordar todas las marcas, sin embargo, debemos entender que la imagen de una marca no solo es el logotipo, es mucho más que eso, es cómo se percibe una marca, lo que los públicos piensan  de la organización, sus productos o servicios, actividades y su conducta.

Según el consultor especialista Joan Costa, la imagen corporativa es la representación mental en la memoria colectiva de un estereotipo o conjunto significativo de atributos, capaces de influir en los comportamientos y modificarlos, es decir, las marcas son tan idóneas con su imagen que logran modificar conductas y conseguir que los consumidores estén pendientes de los logos y acciones, invitar a que comenten apasionadamente si sufren de alguna modificación, hasta alcanzar en ocasiones que los sentimientos siempre afloren al momento que “su marca” sufre cambios. Lo que debemos entender con lo anterior, es que la imagen corporativa de las organizaciones está compuesta no solo por la parte visual, sino también por las conductas que difundan con sus acciones, por ejemplo, atención al cliente, cumplir con sus valores, calidad del producto, etc.

Es importante recalcar que el vínculo que se establece con las marcas, que puede ser positivo o negativo, es resultado del significado que se adquiere a partir de los atributos, beneficios y actitudes hacia la sociedad, por lo tanto es imprescindible que las organizaciones tengan conciencia de su responsabilidad y la manera en que son vistas por los consumidores; para comprender la importancia de difundir una excelente imagen corporativa, el sitio hubspot.com nos indica ciertos beneficios: genera afinidad de la marca; promueve la identificación de productos y servicios; aumenta el valor de la marca; ayuda a crear alianzas; atraerá al talento que buscas; brinda credibilidad y fortalece la marca en los efectos del cliente.

Con los puntos anteriores tu empresa sabrá canalizar sus creencias y actitudes hacia una percepción efectiva de los stakeholders, por lo que la pregunta que te dejo hoy para reflexionar es ¿sabes cuál es la percepción de tus públicos sobre tu imagen corporativa? Si tu respuesta es negativa es momento de entrar en acción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *