Este año no hubo ni desfile ni celebraciones patrias

Ayer fue un 16 de septiembre muy diferente en el puerto de Progreso, debido a la pandemia del coronavirus que sigue presente en el municipio.

Como se recordará, una de las medidas preventivas para evitar contagios es la suspensión de eventos concurridos, por lo que este año no se pudo llevar a cabo el tradicional desfile cívico-militar en el que participan cientos de niños y jóvenes, así como docentes, policías, militares, entre otros, el cual era atestiguado por muchos ciudadanos del puerto.

La cancelación del desfile también significó pérdidas económicas para negocios locales, puesto que después de este acto cívico las familias porteñas acostumbran desayunar en locales, restaurantes o en el mercado, e incluso realizar varias reuniones para disfrutar el día de asueto, lo cual beneficiaba a los comercios.

Por otro lado, al ser un día inhábil las playas del malecón tradicional eran ampliamente visitadas y en estos días también había arribo de cruceros, por lo que el turismo local, nacional e internacional en conjunto brindaban una buena derrama económica al puerto.

Por parte del Ayuntamiento solo se realizó el izamiento a la bandera en el parque principal y una ofrenda floral para conmemorar el 210 Aniversario del inicio por la lucha de independencia a los pies de la estatua de Miguel Hidalgo y Costilla en el parque Independencia.

Texto y foto: David Correa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *