Eta deja un rastro de destrucción en Nicaragua

El huracán Eta, que tocó tierra en territorio nicaragüense con categoría 4 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), devastó una comunidad indígena en la costa Caribe del país centroamericano, según informaron sus pobladores.

Eta, degradado ayer a tormenta tropical en el norte de Nicaragua, arrasó con la comunidad de Wawa Bar, ubicada en el noreste del Caribe nicaragüense, según imágenes compartidas por los primeros habitantes en regresar al lugar, que solamente es accesible desde el mar Caribe.

“Miren, miren, para que quede en la historia: esto era Wawa, busquen sus casas, seguro no las van a encontrar, ya no quedó nada de Wawa, esto era Wawa”, dijo un hombre que grabó uno de los vídeos, en lengua miskita, y cuyas palabras fueron traducidas por familiares de la zona.

Ninguna de las 156 viviendas que existían en Wawa Bar ha quedado habitable, y de las casas que se encontraban en la primera línea frente a la costa del mar Caribe solamente quedaron sus bases, confirmaron los testigos.

Wawa Bar, ubicada a 30 kilómetros al sur de Bilwi, cabecera de la Región Autónoma Caribe Norte (RACN), fue la comunidad que recibió el impacto del ojo de Eta al mediodía del miércoles, cuando el huracán ingresó a tierra.

Eta, considerado como un huracán “extremadamente peligroso”, dejó un rastro de destrucción en la región norte de la costa Caribe de Nicaragua, cuya trascendencia real todavía es desconocida, mientras el fenómeno se desplaza como tormenta tropical con rumbo oeste, hacia la zona norte del país, antes de cruzar a Honduras.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *