EU cierra filas con Israel y acusa a Irán de alimentar la violencia

Francia y Reino Unido exigen ante el Consejo de Seguridad que se investigue el uso de munición contra civiles palestinos

“NINGÚN PAÍS habría actuado con más contención”, afirmó ante Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la embajadora de EU, Nikki Haley, al referirse al baño de sangre en Gaza durante las protestas por la inauguración de su embajada en Jerusalén. La representante de la Administración que preside Donald Trump aprovechó para señalar a Irán como responsable de la tensión en Oriente, con su apoyo a “los terroristas” de Hamás.

El debate, convocado con carácter de emergencia a petición de Kuwait, arrancó guardando un minuto de silencio en memoria de más de un centenar de víctimas en esta oleada de violencia desde finales de marzo. El secretario general de la ONU, António Guterres, se declaró “profundamente alarmado” con la situación de tensión y pidió expresamente a las autoridades de Israel que “calibren” el uso de la fuerza contra los manifestantes.

Nickolay Mladenov, coordinador especial para el proceso de Paz en Oriente Medio, participó por videoconferencia desde Jerusalén. “No hay excusa para los asesinatos”, condenó dirigiéndose a las dos partes en conflicto.

Kuwait, que ocupa en nombre de los países árabes un asiento en este órgano de la ONU hasta 2019, hizo circular un borrador de declaración en el que condenaba la matanza de civiles y solicitaba una investigación que permita depurar responsabilidades.

EE.UU. lo bloqueó y ahora busca que como alternativa se adopte una resolución que garantice la protección de los civiles, “para que Israel se responsabilice como fuerza ocupante”.

Israel también pide al Consejo de Seguridad que se pronuncie, pero en su caso el embajador Danny Danon considera que debe hacerlo para condenar que Hamás esté provocando a miles de palestinos a que comentan actos de violencia contra civiles israelíes al “incitarles a traspasar la frontera” de Gaza. EU, su principal aliado en la ONU, también responsabilizó directamente Hamás por la masacre.

Karen Pierce, representante de Reino Unido, reconoció el derecho de Israel a defenderse, pero se mostró partidaria de investigar de una manera independiente la conducta de sus fuerzas militares. “El volumen de munición utilizado no se puede ignorar”, declaró.

Su homólogo francés, François Delattre, advierte de que se vive una situación “muy próxima a la de una tormenta perfecta”. “Condenamos los disparos indiscriminados a manifestantes”, dijo, “esto solo refuerza a los radicales”.

Texto y foto: Agencias

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *