Exhortan a dueños de negocios a cumplir medidas

Empresarios piden a propietarios de establecimientos y ciudadanos en general a acatar las disposiciones sanitarias por el COVID-19

El ex presidente del Consejo Empresarial Turístico de Yucatán (Cetur), Jorge Escalante Bolio, lamentó que, debido a la falta de profesionalismo de algunas empresas que no se están apegando a los protocolos y medidas sanitarias, las autoridades estatales se hayan visto en la necesidad de suspender los eventos sociales, en detrimento de poco más de mil 200 empresas del ramo.

Lo anterior, luego que el Gobierno del Estado sancionará a los negocios que estuvieron implicados en una fiesta “ostentosa” organizada por una “influencer” regiomontana en una hacienda de Yucatán en días pasados, en donde se violaron todas las medidas sanitarias.

Por ello, las autoridades han reforzado los operativos de supervisión, y recientemente colocaron 23 sellos de clausuras a establecimientos comerciales de Mérida y el interior del estado, que no están cumpliendo con las medidas de bioseguridad.

Tan solo ayer domingo se reportó la cancelación de una fiesta de más de 50 personas que se realizaba en las oficinas de una empresa del sector de la construcción, así como la clausura de otros 2 bares y 2 restaurant-bar por incumplir los protocolos sanitarios. En uno de ellos se presentó una riña que dejó lesionados y detenidos. De esto informamos con amplitud en la página 10 de esta edición.

Por su parte, el empresario del ramo turístico señaló que está a favor de que se sancione a las empresas, incluso a los clientes responsables del evento contratado, pero opinó que es injusto que por unos tengan que pagar todos, pues cabe recordar que este sector lleva más de 10 meses sin laborar debido a la pandemia.

El entrevistado dijo que aún hay mucho desconocimiento por parte de estas empresas, que aún no tienen claros estos protocolos, por lo que resaltó que se debería tener un mayor acercamiento con el gobierno estatal.

“Muchos prestadores de servicios no tienen comunicación con las autoridades, por lo que, debido a la falta de información, muchas veces cometen errores”, consideró.

“Estamos en una etapa donde, desgraciadamente, los contagios están al alza, por lo que no se pueden realizar eventos con un número mayor de la afluencia permitida. Los prestadores de esos servicios tienen que entender que hay que obedecer las reglas y protocolos de bioseguridad para evitar el avance de la pandemia, y se pueda reactivar la economía del estado”, manifestó.

No obstante, indicó que no se puede vivir con “terror”, pero sí se tienen que cumplir estas disposiciones, y lo primero que deben hacer las empresas es capacitarse para obtener el certificado de buenas prácticas que otorga la Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán (Sefotur).

“El sector turístico y el de eventos sociales han sido los más golpeados por la crisis actual, por lo que se requiere de la participación de todos para que esta reapertura se pueda dar de manera segura y no se perjudique a todos los del gremio”, subrayó.

Además, dijo que con la suspensión de estos eventos se castigó a muchas empresas que han invertido en los protocolos de bioseguridad, que capacitaron a personal para aplicar los mismos y ya cuentan con su certificado de buenas prácticas.

Por ello, Escalante Bolio propone que, para tener un mayor control de estas actividades, la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) lleve un registro de las reuniones que se tengan programadas, para que, de esta manera, el día del evento pudiera estar personal de esa dependencia verificando que las empresas cuenten con su certificado de bioseguridad y cumplan con todas las medidas.

“Esta sería una opción para que no se frene la economía de Yucatán, pues durante todo este tiempo muchas empresas han tratado de sobrevivir, manteniendo a su planta laboral, pero hay otras que han tenido que cerrar de manera definitiva ante la falta de liquidez”, aseveró.

El ex presidente del Cetur expuso que se entiende que la prioridad sea la salud de los yucatecos, pero también lo es la economía de la entidad, por lo que hay que ver la manera de combinar estas dos partes, haciendo hincapié en la importancia de cumplir con los protocolos establecidos por los gobiernos, para que la reactivación económica pueda seguir su curso.

Por su parte, Rosa Isela García Pantoja, presidenta de la Asociación Mexicana de la Industria del Turismo (Amit), resaltó que sin bien muchas empresas cuentan con su certificado de buenas prácticas, no hay personal que verifique que están cumpliendo los lineamientos a cabalidad.

“La violación de estas medidas sanitarias nos afecta a todos, pues si los contagios siguen aumentando podrían suspenderse varias actividades, y muchas empresas jamás volverán a abrir, pues se van a descapitalizar, y con ello se daría la pérdida de cientos de empleos”, advirtió.

La lideresa de esta asociación opinó que sería un retroceso regresar a semáforo rojo, pues al día de hoy la industria de reuniones ha perdido poco más de 40 millones. En ese sentido recordó que el turismo es una de las actividades que mueve la economía del país.

“La gente no ha entendido la gravedad de esta enfermedad, todos los fines de semana se puede ver las largas filas de personas que van a Progreso, como si no hubiera pandemia, no se dan cuenta que, si los casos de coronavirus aumentan, las autoridades tendrán que tomar medidas que podrían afectar a todos los sectores que recientemente se acaban de reactivar, y que poco a poco se han ido recuperando”, apuntó.

Por último, dio a conocer que la recuperación de este sector se podría dar entre 2023 al 2024, si todo marcha bien, y si la sociedad sigue al pie de la letra las disposiciones y medidas de bioseguridad.

A su vez, el presidente de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño, Servicios y Turismo (Canacope-Servytur), Jorge Cardeña Licona, reiteró su llamado a la sociedad a tomar conciencia a no salir de casa si no es necesario, y cumplir con las disposiciones sanitarias para que se frene la pandemia y no se vuelva a decretar el cierre de establecimientos comerciales.

Cardeña Licona recordó que a partir de abril del 2020 salieron de la actividad económica 12 millones de personas por la pandemia, y hasta diciembre se habían recuperado 9.5 millones. “Al día de hoy un 50% de la actividad comercial se ha podido recuperar, pero si se sigue dando un repunte de casos por COVID-19, podríamos regresar a semáforo rojo, lo que sería catastrófico para todos”, finalizó.

Texto: Georgina Bacelis

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *