FBI busca traidores entre tropas desplegadas en Washington DC

La agencia investiga a los 25 mil elementos de la Guardia Nacional que participarán en la investidura de Biden ante la posibilidad de un ataque interno

Las autoridades de Defensa de Estados Unidos dicen estar preocupadas frente a la posibilidad de un ataque interno u otra amenaza de los efectivos que participen en garantizar la seguridad de la asunción presidencial del mandatario electo Joe Biden, ante lo cual el FBI investiga a los 25 mil elementos de la Guardia Nacional que serán desplegados en Washington con motivo del cambio de mando.

La gigantesca labor releja las extraordinarias preocupaciones de seguridad que agobian a Washington después de la cruenta insurrección que agitadores proTrump escenificaron el 6 de enero en el Capitolio federal.

Y deja entrever los temores de que algunos de los mismos elementos asignados a proteger la ciudad en los próximos días pudieran presentar una amenaza para el próximo presidente y demás personalidades que asistan a la ceremonia.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, dijo que las autoridades están conscientes de la posible amenaza y advirtió a los comandantes que estén alertas ante cualquier problema al interior de sus filas a medida que se acerca el cambio de poder.

Sin embargo, a la fecha él y otros altos funcionarios aseguran que no han visto asomo de amenaza alguna, y las autoridades señalaron que en la investigación tampoco ha aflorado alguna situación irregular.

“Continuamente estamos revisando el proceso, y echando un segundo y tercer vistazo a cada uno de los individuos asignados a este operativo”, indicó McCarthy en una entrevista.

McCarthy y otros líderes militares realizaron el domingo un ejercicio exhaustivo de seguridad de tres horas en preparación para la asunción presidencial del miércoles.

Dijo que a los miembros de la Guardia también se les está entrenando para identificar posibles amenazas internas.

Unos 25 mil miembros de la Guardia Nacional han enfilando hacia Washington desde diversas partes del país, al menos dos veces y media más que en ceremonias anteriores.

Bajo la lupa

Y aunque las fuerzas armadas investigan de rutina a los miembros militares de que no tengan vínculos extremistas, la revisión del FBI se suma a la de cualquier seguimiento previo.

Diversos funcionarios dijeron que el proceso comenzó con el despliegue de los primeros efectivos de la Guardia en Washington hace más de una semana. Dijeron que la investigación concluirá el miércoles.

Diversas autoridades solicitaron el anonimato para hacer declaraciones sobre la planeación militar.

La pregunta es ¿son todos? ¿Hay más?”, dijo McCarthy.

“Debemos estar conscientes de ello y debemos poner todos los mecanismos en su lugar para investigar a fondo a estos hombres y mujeres que apoyen operaciones de este tipo”, agregó.

En una situación como esta, la investigación del FBI implica la revisión de nombres en bases de datos y de listas de la agencia de personas a las que hay que tener vigiladas por si algo alarmante surge.

Esto podría incluir implicación en investigaciones previas o temores anteriores relacionados con el terrorismo, dijo David Gomez, exsupervisor de seguridad nacional del FBI en Seattle.

Por otro lado, la vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, renunció ayer a su escaño como senadora en la Cámara Alta de EE.UU., mientras que el mandatario electo, Joe Biden, repartió comida en Filadelfia, a dos días de su investidura y coincidiendo ayer con la festividad de Martin Luther King Jr.

La seguridad de la posesión de Biden
Para este 20 de enero se espera que el número de militares en Washington se eleve hasta los 25.000, el quíntuple del total de 5.000 soldados desplegados ahora en Irak y Afganistán juntos, lo que convertirá a la investidura de Joe Biden en la de mayor despliegue de seguridad de la historia de Estados Unidos.

Texto e infografía: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *