Felicidades!!!

Entonces el abuelo no lo sabía. Pero aquel día era mágico. El niño, su nieto, cumplía once años. Se hallaba muy unido a aquel pequeño tan especial. Pablo era mirada oscura de pureza y verdad, una sensibilidad exquisita, gran inteligencia, y una fantasía desbordante.

El Hada misteriosa actuò…

Pablo festejò su aniversario en el campo. Se trataba de un chiquillo sano, amante del toreo, de los caballos. Un ser curioso con muchas ideas en la mente, un niño creativo y lleno de proyectos. Como también era muy guapo muchas niñas le obsequiaron cartitas…

Cartitas con corazones… Cosas de esas…

El Hada regalò a Pablo la capacidad de ser siempre feliz. Porque ya era un pequeño muy feliz y alegre, y muy noble. Y a su abuelo le permitiò ver a su nieto en el futuro. Sin duda fue algo muy especial. El anciano pudo ver a Pablo unos treinta años más tarde…

Así supo que sería un hombre de bien. Un tipo apuesto, culto, con éxito en su profesiòn, de verdad y auténtico. Una persona de las que aportan cosas a la vida. Un ser sincero, bueno, hedonista y divino. Y así fue… Y fue un excelente día de cumpleaños…

Dedicado a Pablo

Dedicado a Luisito, con todo cariño

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *