Fervor y júbilo viven en San Sebastián

Vecinos de todos los rumbos de la ciudad se dan cita para participar en los gremios representativos del Barrio Bravo, dándole un ambiente especial a la festividad en honor a la Virgen de la Asunción

Las fiestas en honor a la Virgen de la Asunción se viven con júbilo y alegría en el barrio de San Sebastián, donde gente de todos los rumbos de la ciudad se da cita para participar en los gremios cuyos integrantes, sin importarles el sol, recorren las calles con sus coloridos estandartes y banderas en medio del estruendo de los voladores y las hiladas.

Y en medio de este ambiente tan especial, ayer tocó a los integrantes del Gremio Juventud Católica salir del sagrado recinto, y lo hicieron acompañados de la banda de guerra escolar y la música de la charanga que después ya en el convite, terminó tocando temas como el Sinaloense y otras de este corte que animaron a los vecinos que hacían cola para ser obsequiados con tortas de cochinita y refrescos con los que los organizadores agradecieron su participación.

El director de este gremio que cuenta ya con 68 años de existencia es Raúl Baeza, quien dijo que sus abuelos y hasta bisabuelos han estado al frente de su organización, que a pesar de las dificultades económicas sigue adelante. “Por la situación económica no lo podemos hacer como quisiéramos, pero gracias a los socios amigos y vecinos aquí estamos tratando de apegarnos lo más posible a como era antes”, explicó el entrevistado quien comentó que desde hace 30 años se mudó a una colonia en el norte de la ciudad, pero que regresa a su barrio querido para organizar el evento.

El gremio tiene en la actualidad 50 socios que aportan lo que pueden para comprar las flores, la comida que se reparte y hasta los toritos que se queman en el campo deportivo por la noche después de la Misa y el Rosario. “Quemamos ocho toritos, cipreses, además de un avión, un apache y un pavorreal, además de las famosas baterías”, dijo orgulloso el entrevistado quien destacó que para esta actividad de invirtieron alrededor de 120 mil pesos.

“Es lo que le gusta a la gente, San Sebastián se caracteriza por ser bullanguero, y en su momento nuestro gremio trajo para el convite a grupos como la Sonora Santanera y otros grupos importantes, ahora ya no se puede, pero seguimos manteniendo la tradición de dar comida en la entrada, la salida del gremio y hasta en la actividad de la noche”, recordó.
El gremio entrante fue el del Santo Patrono San Sebastián, que se fundó en 1950 y cuyos integrantes en su mayoría, vinieron desde la colonia Nueva Sambulá a rendir tributo como cada año a la madre de Dios.

“Estamos con sentimientos encontrados porque es un momento muy esperado llegar a este día, pero también estamos tristes porque este año se nos adelantaron tres de nuestros socios ya mayores de edad”, dijo David Zapata Sánchez integrante del gremio.

“Si bien hoy participaron, muchas personas muy mayores que hicieron el recorrido con su bastón o en silla de ruedas, vemos con beneplácito que están trayendo a sus hijos, a sus nietos, transmitiéndoles de esta manera esta hermosa devoción”, añadió el entrevistado cuya familia fue la encargada de donar el vestido blanco y azul con el que se vistió a la Virgen de la Asunción.

“Es tradición que cada gremio le traiga un vestido diferente y las alhajas que lucirá, en este caso el atuendo lo hizo dona Marina, una persona mayor que hace años que se dedica a esta actividad, y sigue haciéndolo, aunque no pueda caminar”, explicó Zapata Sánchez

Encabezados por el presidente del Gremio, Pedro Flores, los integrantes del gremio esperaron a que a la Virgen se le colocara el vestido para pasar a visitarla y tomarse la foto del recuerdo, para luego regresarla a su nicho principal en medio de los canticos propios de la ocasión.

Según comentaron los vecinos, hace unos años falleció la única persona que sabía elaborar los famosos globos de papel que se sueltan durante la quema de pirotecnia, y Pedro, el presidente del gremio, se decidió a aprender a hacerlos aunque sea de manera empírica, y desbarató uno para volverlo a armar, y hoy es el encargado de preparar esta artesanía que tanto gusta al público y en especial a los niños que se dan cita por las noches en San Sebastián.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *