Firmas mexicanas rompen con Ford

CIUDAD DE MÉXICO.- Coconal y Xcaret dejarán de adquirir vehículos Ford, luego de la decisión de la automotriz estadounidense de cancelar la inversión para una nueva planta en México.

El grupo Coconal en carta enviada a Picacho Grupo Automotriz, agregó que el programa de adquisición para este año quedó cancelado de manera indefinida.

“Nos vemos en la penosa necesidad de informarle que a partir de esta fecha, nuestra empresa no adquirirá ningún vehículo de esa marca, asimismo también le informo que el programa de adquisición para el año que comienza queda cancelado de manera indefinida”, señala el texto firmado por Sergio Reyes, director de Maquinaria.

“Lamentamos que la empresa automotriz que dignamente representa en México y de la cual tenemos las mejores opiniones, haya tomado la desafortunada decisión que hoy nos obliga a suspender nuestras relaciones comerciales”, agrega.

Si bien la carta incluye una fecha del año pasado; se confirmó con fuentes de la empresa que se trata de un documento de este 2017; y por tanto, vigente.

Coconal, fundada en 1950, es una empresa que realiza la construcción y concesión de proyectos de infraestructura.

Algunas de las obras en las que ha participado son el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, distribuidor Vial La Marquesa, y la autopista Durango – Mazatlán.

La semana pasada Ford canceló los planes para una nueva planta de mil 600 millones de dólares en San Luis Potosí, México. En su lugar, la firma invertirá 700 millones de dólares en la expansión de la planta de Flat Rock, Michigan.

Por su parte, el Grupo Experiencias Xcaret anunció que suspenderá la adquisición de vehículos Ford a partir de este viernes.

En una carta enviada a la Agencia Ford Motor Company de Quintana Roo, el director Corporativo de Cadena de Suministro de Grupo Experiencias Xcaret comunicó la medida.

“Los empresarios debemos unirnos para crear movimientos que generen círculos virtuosos de prosperidad y ciudadanía global, siempre atendiendo a la dignidad humana y haciendo énfasis en las coincidencias en lugar de en las diferencias. (…) De acuerdo a lo anterior, hemos decidido suspender, a partir de esta fecha, la adquisición de vehículos de esta marca”, suscribe el documento.

Quizá un error de Ford fue no mencionar que invertirán en la planta de Hermosillo para producir ahí la próxima generación del Focus, lo que seguro generará empleos. O quizá no fue un error, quizá esa fue justo la estrategia: desviar la atención con la cancelación de una planta —y un Mustang híbrido ¿?— para mantener a Trump conforme, sin afectar la economía de la marca ni poner en juego la rentabilidad del proyecto del próximo Focus.

Lo que Ford ha hecho es, en parte, una movida económica disfrazada de política, bajo el manto del discurso proteccionista de Trump. Por supuesto que el costo en imagen, en principio, puede parecer duro, pero Ford no es una empresa pequeña que no lo tenga contemplado, ni pondría en riesgo un mercado donde vende, aproximadamente, dos de cada 50 vehículos en todo el mundo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *