Fisioterapeutas, grandes destacados en la pandemia

Médicos y enfermeros son protagonistas en tiempos de pandemia, pero de igual importancia resultan los fisioterapeutas. Encargados, no solo de la recuperación del tono muscular, estos profesionales sanitarios ayudan también mediante la rehabilitación respiratoria

La mayoría de las personas relaciona la rehabilitación de los fisioterapeutas con dolencias musculares y articulares, pero existen muchas más aplicaciones, como las destinadas a enfermedades como el Parkinson, la esclerosis múltiple, el asma o problemas de cardíacos.

Además, estos profesionales corrigen problemas físicos de desarrollo en los más pequeños derivados de retrasos motores en el parto, parálisis cerebral u otros.

Asimismo, la especialidad de fisioterapia en salud mental, demuestra su eficacia en diferentes trastornos depresivos o esquizofrénicos y añaden las técnicas de rehabilitación uroginecológicas aplicadas en la unidad de suelo pélvico, un campo con cada vez mayor atención.

CON EL CONFINAMIENTO AUMENTAN LOS PROBLEMAS MUSCULARES

El COVID-19 ha convertido a estos profesionales en otra de las figuras esenciales ya que muchos pacientes necesitan de su ayuda.

Javier Arribas, fisioterapeuta en el Hospital Rey Juan Carlos de la ciudad de Móstoles (Madrid, España) (https://www.hospitalreyjuancarlos.es), aseguró que “actualmente tenemos pacientes postcovid con secuelas que les ha dejado esta dichosa enfermedad. Vienen con dificultades respiratorias, motoras, entre otras y les tratamos con un reentrenamiento al esfuerzo”.

Como él, Rosa Corraliza trabaja de fisioterapeuta en la clínica Corbor de Getafe (Madrid) (http://fisioterapiagetafemadrid.com), un centro de carácter privado iniciador de la fisioterapia en la localidad, quien destacó que entre sus pacientes actuales muchos son afectados por las secuelas de esta enfermedad.  “Requieren del fisioterapeuta para aumentar la capacidad pulmonar a través de ejercicios respiratorios. También les ha generado debilidad muscular y tenemos que ayudarles a recuperar su vida activa habitual”, indicó.

Además, la pandemia y su necesario confinamiento para controlarla, ha aumentado el número de pacientes con problemas musculares.

“Se trata de dolencias de espalda, en adultos y en niños, derivados de estar sentados muchas horas en la misma posición, lo que genera contracturas, rigidez articular y debilidad muscular”, añadió Corraliza.

La fisioterapia se trata de una disciplina que mejora el tono muscular y la flexibilidad, alivia dolores y previene el deterioro físico; convirtiéndola así en un complemento, y en algunos casos alternativa, a la farmacología.

Según Arribas “en los últimos años existe una tendencia preventiva. Se acude a rehabilitación antes de la lesión, llevando una vida saludable, ejercicio controlado,  haciendo estiramientos, etc.”.

Pese a que se trata de una disciplina médica con larga trayectoria en algunos países europeos,  en Estados Unidos, Australia o Canadá; en otros países estos profesionales aún tiene que enfrentarse al intrusismo y la falta de oportunidades, que les lleva, en muchas ocasiones, a emigrar para encontrar mayores oportunidades de trabajo.

Javier Arribas indicó que “en general en España se aguanta el ir al “fisio” hasta que no podemos más por el dolor. Ten en cuenta también que aquí se trata de una carrera en teoría joven que no lleva instaurada tanto tiempo”.

Asimismo se muestra optimista en cuanto a que “existe un mayor cambio de mentalidad. Cuando hay un problema, acuden a quien tiene conocimientos y un título en regla porque en salud no todo vale”.

Al respecto, Rosa Corraliza recalcó la importancia de acudir siempre a un profesional con titulación universitaria. “No es lo mismo un fisioterapeuta que un masajista. Ser masajista es un oficio y no una profesión regulada ni sanitaria, por lo que no pueden tratar patologías ni hacer ningún tipo de actuación terapéutica que pueda confundir a la población”, puntualizó.

TERAPIA FÍSICA Y TERCERA EDAD

Arribas insistió en que la visita habitual al fisioterapeuta “ayuda a prevenir las lesiones. Por ejemplo, con un simple estudio visual te puede ayudar a corregir si tienes algún desvío en la columna y ejercitar el lado más débil”.

Y es que el objetivo principal de toda rehabilitación es mantenernos ejercitados y, por tanto, autónomos e independientes.

Por eso mismo, el ejercicio físico resulta fundamental para los mayores. “Mejora la calidad de vida evitando la atrofia muscular, retraso de patologías degenerativas, evitando caídas y que puedan fracturarse las caderas. Además mejora parámetros del colesterol, hipertensión y otros”, destacó Javier Arribas.

En edades avanzadas es lógico que la actividad física sea menor, pero no por ello hay que evitarla. Se trata de adaptar los ejercicios a cada edad y persona en particular; es por eso que la fisioterapia en personas mayores es una alternativa terapéutica para disfrutar de una mejor calidad de vida.

Las limitaciones físicas derivadas de la edad son algo inevitable y resultan realmente molestas. Tanto, que pueden condicionar o limitar la vida del paciente de manera importante.

Cuando una persona anciana goza de un bienestar físico, ello repercute en su estado emocional ya que gana en confianza y seguridad al sentirse útil e independiente.

Asimismo, los estudios confirman que el ejercicio terapéutico favorece el sueño y disminuye el riesgo de padecer demencia y otras patologías.

Es por tanto que prevención, diagnóstico personalizado y rehabilitación, son los pilares básicos de los fisioterapeutas geriátricos, según informaron estos profesionales.

Aunque los mayores necesitan de esos especialistas, en realidad, a lo largo de nuestra vida se requiere de la terapia física tanto en la infancia, como durante el embarazo y, de igual modo, personas con dolencias varias o incluso sanas, como los deportistas. Una importante labor la de los fisioterapeutas, que se ve reconocida con la instauración en septiembre del Día Mundial de la Fisioterapia.

VIDAS SEDENTARIAS

En las  sociedades modernas se lleva una vida más sedentaria que antaño. El ocio tecnológico o incluso el trabajo, requieren de menos actividad física y eso repercute en la salud.

Del mismo modo, tener una buena postura al dormir y levantarse o caminar correctamente, resultan fundamentales. Todo esto no hace más que confirmar la importancia de la figura del fisioterapeuta que enseña a corregir hábitos incorrectos.

Una vida sedentaria afecta al organismo, creando dolencias físicas derivadas de malos hábitos posturales; por ello, una alimentación sana y una rutina de ejercicios, resultan fundamentales como prevención y recuperación de estas dolencias.

Aún así, el ejercicio debe ser moderado y realizarse habitualmente, ya que su abuso, sin costumbre ni conocimientos puede ocasionar igualmente problemas.

Rosa Corraliza aseguró que “las personas que después del confinamiento han salido a la calle a hacer deporte sin previo entrenamiento, han tenido lesiones como contracturas, rotura de fibras, sobrecargas articulares o tendiditis”.

Puntualizó además que, “la terapia física ofrece un tratamiento no farmacológico para diagnosticar, prevenir y tratar síntomas de múltiples dolencias agudas o crónicas como lesiones degenerativas, enfermedades reumatológicas, respiratorias, trastornos circulatorios, anomalías congénitas… Y cada paciente requiere una rehabilitación funcional concreta para una recuperación integral”.

Texto y fotos: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *