Golpe fuerte para el país el veto al camarón, afirman pesquerías

El líder pesquero José Luis Carrillo Galaz señala que, aunque el veto al crustáceo no afecta a Yucatán, es una llamada de alerta para que el estado ordene la pesca del mero, que, de no cuidarse, podría verse afectada

Recientemente se dio a conocer que el Departamento de Estado de Estados Unidos le retiró a México la certificación para la pesquería del camarón silvestre, el cual es capturado en el mar, por lo que el país ya no puede exportar dicho producto al mercado estadunidense, el cual es el principal comprador del crustáceo mexicano y que representa una importante derrama económica.

El llamado “veto al camarón mexicano” se debe a que no se está cumpliendo con las regulaciones para una pesquería sustentable, sobre todo en favor de las tortugas marinas.

Por lo anterior, la organización internacional Turtle Island Restoration Network, defensora de los océanos y la vida silvestre marina, dio a conocer esta resolución, ya que en México en la pesca de camarón no se están usando los Dispositivos Excluidores de Tortugas (DETs), mecanismos instalados en las redes de los barcos pesqueros que permiten a las tortugas marinas salir de las mallas cuando quedan atrapadas durante el proceso de captura del camarón.

Esta resolución sacudió a la industria pesquera del país, luego de que el 1 de mayo Estados Unidos publicara su lista de países certificados desde donde importar camarón a su país en la cual México ya no apareció, esto obligó al sector pesquero a movilizarse para solucionar la problemática, así lo comentó José Luis Carrillo Galaz, presidente de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras.

“Es un golpe fuerte para la pesca en México, y es que la pesca de camarón se puede considerar la más importante del país desde el punto de vista social, y del punto de vista económico por la divisa que genera y por la misma cantidad de pescadores que están en ella y por la cantidad de exportación que se realiza a Estados Unidos lo cual es un impacto grande”, comentó.

A pesar de que este veto podría generar muchas pérdidas, llega durante el tiempo de veda del camarón en México, lo cual le da tiempo al sector de organizarse para poder recuperar la certificación.

“La única ventaja es que sucede durante los meses de veda del camarón, abre en septiembre, lo cual nos da tiempo suficiente para que se lleven los puntos críticos de observación que hizo Estados Unidos para mejorar y obtener la certificación”, comentó Carrillo Galaz.

El presidente de la confederación comentó que lo que están buscando como primer paso es formar una mesa de trabajo en la que se pueda tratar el tema.

“Debería haber una mesa de trabajo donde estén presentes actores correspondientes a la pesquería, en este caso el Inapesca, Conapesca, Profepa, La Marina, y los Productores, para que en conjunto se pueda trabajar en la certificación de la pesquería del camarón, e independientemente, más adelante para trabajar asuntos relacionados con la pesquería del camarón con temas transversales como sanidad  inocuidad, mercados, entre otros”, expresó.

Esta mesa de trabajo se espera permita cubrir los puntos críticos como lo son el uso de los DETs y la capacitación a pescadores para el uso de los mismos, para así presentar un protocolo de seguimiento a Estados Unidos para recuperar la certificación. Por otro lado, implementar un monitoreo constante a la flota mayor para verificar se utilicen los dispositivos lo cual en una primera instancia la falta de este monitoreo tanto del gobierno federal como los distintos actores pesqueros llevó al veto en primer lugar.

Por último, Carrillo Galaz comentó que, si bien el veto no trae afectación para Yucatán, puesto que no produce camarón, esto si debería generar alertas, ya que la pesquería del mero también es compartida con Estados Unidos y esta es una de las principales de la entidad, por lo que de no cuidarse los temas de impacto ambiental, como es el caso de las tortugas marinas, podría haber un veto al mero también, por lo que es necesario ordenar dicha pesquería y trabajar en coordinación.

Texto: David Correa

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *