Helado de cochinita permite a nevero crear sabores

Del agrado de los visitantes al Festival de la Veda que se realizó en El Cuyo fueron los helados de cochinita, de elote pibinal y otras variedades gastronómicas que se ofrecieron ayer en el puerto por Rodrigo Aguilar, un joven emprendedor tizimileño, quien afirma que fue de cierta manera la rebeldía la que lo motivó a crear estos singulares sabores.

—Tardé seis meses en perfeccionar el helado de cochinita con mermelada de cebolla morada, de allá salimos en un video y nos viralizamos, pero la gente en sus comentarios sin probarla me criticaba, y en lugar de renunciar al proyecto, hicimos el de relleno negro que tuvo más éxito —explicó el entrevistado, quien reconoció que lo más difícil es hacer que la gente pruebe sus audaces recetas.

—Cuando lo hacen, el 98 por ciento del público se enamora del sabor, lo que hago es tomar el alma de un platillo y pasarlo a un helado, a una nieve, dijo Rodrigo, quien precisamente cuenta con un pequeño restaurante en la Ciudad de Reyes, donde de la misma forma que con sus helados ha logrado que su clientela se lleve una grata experiencia.

—Hay algo que se llama memoria sensorial, que aplicado a este negocio se traduce en que quien coma por ejemplo un helado de elote en pib (pibinal), recuerde cuando lo llevaban sus padres al mercado y comía el elote enterrado con su chilito y limón —explicó este joven que prepara ya una creación más: el helado de panucho, que estrenará en el festival de la especialidad que se llevará la próxima semana en Valladolid.

El listado de sabores de “Subterra Helados Tizimín”, incluye el helado de queso de bola, (no hay ninguno como el mío, afirma), tamarindo con tequila, naranja con tierra mojada, azaí. (fruto brasileño), café de olla, sandía con manzanilla y clorofila de cilantro con cacao.

Texto y foto: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *