Hong Kong plantea limitar acceso a la red

El miembro del Consejo ejecutivo del Gobierno de Hong Kong , Ip Kwok-Him,  aseguró ayer que este órgano no descarta vetar el acceso a internet con tal de frenar las protestas que desde hace 18 semanas se suceden en la ciudad semiautónoma, informó el diario digital Hong Kong Free Press.

“A estas alturas, el Gobierno considerará todos los medios legales para parar las revueltas. No descartaremos una prohibición de internet”, aseguró Kwok-him.

Los manifestantes hongkoneses se organizan y planean las protestas a través de aplicaciones de mensajería por internet, foros, redes sociales y otras plataformas.

Sin embargo, la también diputada Regina Ip dijo este domingo en una entrevista que una prohibición de internet “provocaría una conmoción enorme: no merece la pena”.

Este comentario llega tres días después de la entrada en vigor de una controvertida ley que prohíbe llevar máscara, un complemento usado habitualmente entre los manifestantes prodemocráticos para ocultar su identidad y así evitar represalias.

Esta nueva medida gubernamental ha provocado enfado en las calles, que han registrado nuevos enfrentamientos entre manifestantes radicales y agentes de Policía, a quienes la ley facilitará la labor de identificación de los participantes en las protestas.

De hecho, dos personas ya han sido acusadas formalmente de violar la nueva norma.

Un estudiante de 18 años y una mujer desempleada de 38 años fueron los primeros en ser procesados según la norma, que entró en vigencia el sábado a través de unos amplios poderes de emergencia que pretenden acabar con la violencia en las protestas prodemocracia.

Los dos acusados, que fueron detenidos el sábado poco después de que se activara la norma, están acusados también de participar en una asamblea ilegal, lo que supone una pena más alta de hasta cinco años de cárcel.

Los dos fueron liberados bajo fianza a la espera de juicio.

Una condena por la prohibición a llevar máscara puede conllevar hasta un año de cárcel y una multa.

Las protestas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que rigen Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín.

No obstante, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales.

Texto y fotos: El Universal / Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *