Hoteles en Mérida, con 5% de ocupación

El sector hotelero está siendo fuertemente afectado por los efectos del coronavirus, al grado que el presidente de los empresarios de este rubro en la entidad, Héctor Navarrete Medina, declaró que la ocupación de estos sitios en la entidad es ahora de apenas un cinco por ciento.

“Es la crisis más severa por la que atraviesa el sector”, indicó el dirigente de la Asociación Mexicana de Hoteles en Yucatán, quien recalca que esta situación derivada de la cuarentena que se aplica en prevención, “es algo que nunca se había visto”.

De acuerdo a datos estadísticos de la asociación, en los meses de marzo, de los últimos siete años, la ocupación fue del 63.5 por ciento, “pero ahora que se aplicaron las medidas de aislamiento para evitar la expansión del COVID-19, la ocupación llegó a niveles nunca vistos del 5 por ciento”, recalcó.

El impacto económico generado por la aparición del coronavirus ha sido brutal para el sector hotelero de Mérida, Izamal, Valladolid y en los establecimientos ubicados a lo largo de la costa yucateca.

Por su parte el ex presidente del Consejo Empresarial Turístico de Yucatán (Cetur), Jorge Escalante Bolio, subrayó que toda la cadena de valor de los servicios turísticos está afectada, no solamente los hoteles.

Esto incluye a las aerolíneas, las agencias de viajes, a los mayoristas, restaurantes, tiendas de artesanías y en general a todos los prestadores de servicios que están haciendo todo lo necesario para mantener a su personal, por lo que advierte que será difícil sostenerse por largo tiempo con el riesgo de cierre de muchos negocios.

En este sentido, el empresario turístico dijo que en su caso han sido cancelados el 60 por ciento de los servicios contratados, que en el restante 40 por ciento han sido pospuestos.

“Lo que ya se había pagado es lo que estamos operando ahora, porque de un día para otro se acabó la atención a cruceros y las excursiones que se llevaban al interior del estado, ahorita solo se envía al personal por algún pasajero que llega al aeropuerto, pero eso sí, cuidando al máximo las medidas de prevención”, externó.

Y en relación a la actividad en el Aeropuerto Internacional “Manuel Crescencio Rejón” de la ciudad de Mérida, su administrador, Óscar Carrillo Maldonado, manifestó que desde el jueves pasado se han cancelado vuelos a la Ciudad de México y Villahermosa, Tabasco, lo que representa una disminución de mil 500 pasajeros en promedio al día. La situación apunta a empeorar a partir del primero de abril cuando deje de operar un vuelo a Houston, Texas.

Ante este panorama gris, el Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán ya demandó del gobierno estatal medidas de apremio para aminorar el impacto económico de esta contingencia por coronavirus.

“Esperemos que pronto se dicten las medidas necesarias de apoyo, tal como lo han hecho gobiernos de Francia y El Salvador, que anunciaron medidas puntuales y precisas de suspensión temporal de impuestos y pagos de energía eléctrica, gas, agua y otros conceptos”, expresó Escalante Bolio, quien hizo un llamado a la ciudadanía para quedarse en casa.

Por otra parte, criticó la irresponsabilidad de ciudadanos en otras partes del país que siguen sin comprender la importancia de evitar las concentraciones como fuente de contagio, lo que advirtió hará más crítica la situación y tardía la recuperación económica.

Respecto a sus colaboradores, dijo que han realizado varias reuniones con ellos a fin de informarles de los cuidados que deben implementar para evitar contagios.

Además de que se les ha pedido tomar conciencia de lo complicado que se encuentra el panorama económico, e incluso se les ha recomendado no contraer deudas a largo plazo y ser cuidadosos con el recurso, agregó el entrevistado, quien aseguró que hará todo lo necesario para mantener el salario a su personal.

Finalmente, el ex dirigente del Cetur consideró que el Gobierno del Estado ha actuado con responsabilidad ante esta contingencia. “No así el Gobierno Federal, que a mi gusto se ha visto muy laxo, muy retrasado en cuanto a las medidas a aplicar, pero debe quedarle claro a la ciudadanía que no hay que esperar a que actúe el gobierno para actuar con responsabilidad”, apuntó.

Debido a la suspensión de actividades en las que haya concentraciones de gente, las fiestas, recepciones y eventos sociales se han reprogramado, comentó el representante de la plataforma Festejar.com, Roberto González Guillén.

Mientras que Juan Carlos Pérez Burgos, quien labora como mesero en este tipo de eventos, afirma que muchos de sus compañeros originarios de Hunucmá han optado en estos días por salir a buscar ingresos en otros rubros como el mototaxi, mientras que otros ofrecen sus servicios como albañiles, electricistas y jardineros.

La mayoría vive al día, por lo que no se puede quedar en casa. Algunos reciben ayuda de sus patrones, pero es el equivalente a un salario mínimo y no les alcanza, resaltó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *