Imprescindible, actualizar normas de construcción

En el marco del foro “Reflexiones sobre las lluvias atípicas del 2020 y sus impactos”, expertos en hidrología recalcaron la necesidad de actualizar las normas de construcción, tanto de desarrollos habitacionales y urbanos como de las viviendas, a fin de evitar problemas de inundaciones como los ocurridos en fraccionamientos de la capital yucateca en este 2020.

El especialista de la Universidad Marista, Jorge Alfonso López González, expuso el distanciamiento existente entre el contenido de las normas de construcción y la realidad, particularmente en lo referente a la operación de sistemas eficientes de colectores de aguas pluviales y de tratamiento de aguas negras en complejos habitacionales. 

Los reglamentos de construcción tienen que ajustarse a las nuevas complejidades de los eventos ciclónicos que trae consigo el calentamiento climático, subrayó.

Durante el encuentro organizado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el experto de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), José Osorio Rodríguez, expuso algunos de los artículos del actual reglamento de construcción que especifican medidas (como conservación de jardines) para permitir el drenaje natural de las aguas de lluvia en las viviendas, las cuales no se cumplen.

Por ejemplo, el artículo 70 sobre Normas de Proyecto Arquitectónico establece que las aguas pluviales que escurran por los techos y terrazas deberán drenarse dentro de cada predio y por ningún motivo tendrán salida a la vía pública ni drenar sobre los predios colindantes.

Ante esto se recalcó la necesidad de conservar y cuidar los jardines de las viviendas y las áreas verdes comunes, porque son áreas naturales de drenaje, por lo que los propietarios y desarrolladores deben tener en cuenta esto y no solo favorecer las planchas de concreto. 

También se expuso que el Artículo 153 del Reglamento de Construcción señala que las áreas de estacionamiento y pavimentación deberán tener un número adecuado de pozos de absorción, uno por cada 350 metros cuadrados para desalojar en forma eficiente las aguas pluviales.

“No se permite la conducción y disposición final de agua pluvial en conductos y pozos de aguas negras”, indica otro articulado del reglamento, por lo que se consideró necesario que las autoridades federales, estatales y municipales trabajen en actualizar y emprender obras hidráulicas de gran calado para desalojar los futuros volúmenes de agua pluvial, dejando abierta la posibilidad de que se vuelvan a registrar acumulados como los de este 2020.

Se resaltó que las intensas precipitaciones pluviales que provocaron los eventos ciclónicos “Cristóbal”, “Gamma, “Delta” y “Zeta”, de junio a octubre de este año, implicaron en volumen de agua el triple de lo registrado durante los embates del huracán “Isidoro” en el 2002.

Según se informó, el promedio histórico de precipitaciones de lluvia en la ciudad de Mérida en el mes de octubre era de 107.6 mm; sin embargo, con las precipitaciones generadas por “Gamma” y “Delta” se tuvieron 542.2 mm, es decir, un incremento de 405.7 por ciento, cuatro veces más.

Lo anterior significó que durante el mes de octubre sobre la capital del estado llovió el 42.2 por ciento del promedio anual, que es de 1,282 mm.

Asimismo se comentó que más lluvias atípicas afectaron al 84 por ciento de los municipios, los cuales fueron declarados como zonas de desastre.

Los especialistas coincidieron en que los mantos freáticos se saturaron, como ocurre con las grandes presas de otras partes del país, a niveles hasta tres metros de altura, que rebasaron el subsuelo, lo que provocó anegaciones e inundaciones en el norte de Mérida, así como en el sur y oriente del estado, como en Tizimín y Valladolid.

Ante esta realidad sugirieron, por ejemplo, la construcción de una cuenca que permita conducir y almacenar grandes volúmenes de agua para luego drenarla paulatinamente.

Texto: Manuel Pool

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *