Industria de la construcción, semiparada en Yucatán

Los cambios estructurales al interior del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) que afectan a cerca de 40 mil alarifes y al desplome de casi el 50% en la inversión pública, tienen “semiparado” el sector de la construcción, según la CMIC y el Sindicato de Terraceros y Trabajadores de la Construcción, Similares y Conexos del Estado de Yucatán.

En entrevista para este medio informativo, el secretario general del sindicato, Eusebio Moo Tec, reveló que el trabajo en la industria de la construcción está detenido ante el cambio de gobierno que se está dando, situación que afecta a quienes viven de esta actividad, número cercano a los 40 mil trabajadores.

“Lo grueso, lo grueso de las obras, es lo que maneja el Infonavit. Es lo que mueve el estado, la mano de los obreros, pero ahorita está semiparada”, expresó.

Se espera que la situación se prolongue hasta la tercera semana de marzo, mientras se deciden las líneas a seguir del Infonavit y dependencias relacionadas con créditos para la vivienda.

“Me imagino que nos va a beneficiar a todos, tanto a las empresas como a nosotros, porque a través de los desarrolladores trabajamos. Ellos son los contratistas”, indicó.

Pérdidas millonarias

Por su parte, el presidente en Yucatán de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Luis Castillo Campos, confirmó que las obras relacionadas con la vivienda no se detuvieron del todo. Donde hubo una afectación es en la denominada “económica” que impulsa el Infonavit y que cuenta con un subsidio de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

El subsidio cancelado implica dos problemas: uno, es que la gente que gana hasta tres o cuatro salarios mínimos no tendrá acceso a estas vivienda, y el otro es que aunque hay viviendas construidas y listas para ventas, al no haber el subsidio está detenida la comercialización.

Por lo anterior, la construcción de viviendas económicas está parada, situación que afecta directamente al derechohabiente y a las empresas encargadas de la edificación, aunado a la gente que ahí labora.

Hasta el momento no se tiene información sobre cuánto representa esta pausa en la construcción, aunque éste sólo es un pequeño ramo de todo el sector. En el caso de la CMIC hay un sector que hace vivienda y vivienda económica, afectando a ellos y a quienes construyen la infraestructura de los desarrollos.

Se estima que para este año la industria tenga una inversión estatal de mil 760 millones de pesos y en el federal, hasta ahora, de 570 millones de pesos, en caminos.

“Hasta ahorita todavía resulta muy poco para mantener la actividad. Obviamente apenas está comenzando la programación. Confiamos que pueda aumentar de acuerdo a la gestión que se pueda hacer”, dijo Castillo Campos.

Cabe recordar que durante el 2018 se invirtieron tres mil millones de pesos, los cuales provinieron de fondos estatales y federales que se convenían con el Estado.

La petición

De igual forma, ante esta situación, Moo Tec consideró necesario que las empresas no castiguen a los obreros, que den oportunidades con salarios dignos y las prestaciones que un empleado normal tiene.

“Nosotros no tenemos vacaciones, aguinaldos, seguro social… Ojalá que las empresas consideren este problema. Nosotros tenemos una etapa de trabajo de 18 a 40 años, pero de ahí a los 65 nadie nos quiere contratar”, denunció.

Texto: Jesús Gómez
Fotos: Archivo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: