Industria del plástico actúa frente al COVID

Jóvenes del Parque de Innovación y Desarrollo de la Universidad La Salle en Saltillo se solidarizan con el personal médico y manufacturan caretas con equipos de impresión en 3D.

Ante la emergencia sanitaria declarada en México por el coronavirus, la industria plástica ha respondido de manera solidaria poniendo a disposición sus capacidades productivas y de ingeniería para crear soluciones que permitan hacerle frente a la pandemia.

Entre algunas iniciativas lideradas por diferentes actores de la cadena para dar respuesta a las grandes carencias que en el país se tienen respecto a la disponibilidad de equipo de protección para el personal médico, se encuentra la que llevan a cabo los alumnos del Parque de Innovación y Desarrollo de la Universidad La Salle en Saltillo, que de manera inicial fabricaron con equipos de impresión en 3D caretas para donarlas a personal del IMSS en Coahuila.

Dado que este insumo es novedoso, pues hasta hace pocas semanas no existían líneas de producción y ensamble para estos productos, resulta sorprendente ver que en tiempo récord han surgido múltiples iniciativas para manufacturar esos protectores faciales en diferentes partes de la República, y que su producción es el resultado de alianzas, sinergias y sobre todo la buena voluntad de académicos, empresarios y proveedores que ponen a disposición sus recursos para ofrecer un aporte local en el manejo de los desafíos que trae la pandemia.

La coordinadora del proyecto, Rossana Martínez López, comenta que la inquietud por explorar las aplicaciones médicas relacionadas con el COVID-19 comenzó los primeros días de marzo, cuando tras la contingencia que se estaba viviendo en Italia, ciertas marcas de filamentos para impresión 3D empezaron a compartir archivos de código abierto con los diseñadores de caretas y protectores faciales.

Dichos novedosos implementos son fabricados con materiales plásticos, y en su mayoría constan de un soporte o diadema y de una lámina plástica que va ensamblada al soporte para cubrir la totalidad del rostro como un escudo.

Con 7 máquinas de impresión 3D a disposición comenzaron a fabricar las caretas a una velocidad de 7 caretas por hora, 1 por máquina cada hora. El primer lote de 60 piezas se donó al IMSS de Saltillo, centro designado para tratar a los pacientes de coronavirus.

Luego enviaron 20 piezas más a Monclova, donde la situación ha sido especialmente crítica con fallecimientos de personal médico que ha contraído la enfermedad; para esa entrega el equipo quiso documentar la actividad en las redes sociales de la universidad, lo que desencadenó el interés y la demanda de sus caretas.

“Comenzamos a tener llamadas de enfermeras y médicos pidiendo las caretas, pero así como recibimos llamadas, también comenzamos a recibir donaciones de la sociedad que quería apoyar nuestra iniciativa”, comentó Martínez López.

Tras los aportes recibidos y con la presión para producir a mayor volumen cambiaron la estrategia de fabricación del soporte dejaron la impresión en 3D y acudieron a un router de cama plana para el corte de acrílico de 3 mm. Con un diseño propio, lograron aumentar la capacidad de producción a 80 piezas por hora. A este ritmo han logrado producir mil 400 caretas que sean entregado en forma gratuita al personal médico.

En Coahuila se hicieron famosas las caretas al grado que se requiere pedidos de mayor volumen, porque los materiales que utilizan permiten hacer la sanitización de las caretas para su uso diario. Ante esta situación, ahora se planea utilizar para más producción, el moldeo por inyección.

Aquí nuevamente la solidaridad se hizo presente con donativos y apoyos para un proyecto sin fines de lucro, y el molde se encuentra en fase de fabricación, para lo cual intervinieron varias empresas que inclusive proveerán el poli agave para la fabricación del soporte de la careta.

Con esta nueva técnica de producción están apuntando a producir al menos 200 mil de estas caretas, con lo cual esperan no solamente cubrir la demanda en Coahuila sino aquellos puntos en la república donde se haya identificado que sea más crítico proteger al personal médico por la pandemia.

Texto: Manuel Pool

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *