Iztapalapa representa la Pasión de Cristo con fe y resignación

El viacrucis más grande de México y uno de las mayores del mundo, realiza la representación sin público por segundo año consecutivo

La fe en superar la pandemia y la resignación por las restricciones sanitarias marcaron este Viernes Santo el viacrucis de Iztapalapa, el más grande de México y uno de las mayores del mundo, que por segundo año se realizó sin público.

La esperanza la evidenció Marisa Benítez, quien a pesar de los cierres alrededor de la Catedral, llegó a la Capilla de San Pablo Ermitaño tras recibir el fármaco Sputnik V en el inicio de la vacunación en Iztapalapa, que coincidió con la Pasión de Cristo.

“Dios sabe por qué y cuándo nos va a quitar esta enfermedad, pero sí lo sentimos mucho porque no es en la calle, como era todos los años, pero yo no pierdo la fe en que pronto Dios va a quitar esta enfermedad”, expresó a EFE.

Cada Semana Santa acudían más de 1 millón de personas a las calles de Iztapalapa, la alcaldía más poblada de Ciudad de México, para presenciar la Pasión de Cristo, pero ahora la representación ha sido a puerta cerrada con transmisiones por internet por segundo año consecutivo.

Con casi 6 mil muertes y más de 96 mil contagios, Iztapalapa es la demarcación local con las cifras más altas de covid-19 en México, que suma más de 2.24 millones de casos y unas 203 mil fallecidos, la tercera mortalidad más alta del mundo.

Por ello, la vecina Esther Valladolid reconoció las restricciones al señalar que, pese a ser la zona más afectada del país, aún hay quienes no creen en la pandemia y se niegan a usar cubrebocas.

“Dios sabe por qué nos manda todo esto, porque nosotros no entendemos, toda esa gente que anda en los balnearios, toda esa gente que se va de vacaciones, mientras nosotros estamos aquí luchando por el pan de cada día”, relató.

Aun así, doña Esther, quien espera recibir la Sputnik V el próximo martes, lamentó las afectaciones, pues ella es comerciante del área desde hace 15 años.

“Nos afecta mucho y extrañamos todo esto porque somos originarias de aquí de Iztapalapa, nos gusta, somos vecinos, y nos gusta andar con la procesión para allá y para acá, de un lado a otro, andamos atrás y en la tarde mucha fiesta, y ahorita estamos sin nada”, narró.

Fe contra la enfermedad

La tradición surge en 1843 tras una epidemia de cólera que azotó a los pobladores de la zona, quienes marcharon en agradecimiento al Señor de la Cuevita, cuyo santuario nacional está dentro de la Catedral de Iztapalapa.

Desde entonces, participar en el viacrucis es uno de los máximos honores de los casi 2 millones de habitantes de esta alcaldía, como es el caso de Brandon Rodrigo Neri, quien soñaba con interpretar a Cristo desde los 12 años.

“A puerta cerrada, o si se hubiese hecho la representación como la conocimos, para mí me da igual, porque mientras yo haga el papel de corazón para mí está perfecto”, dijo el joven Cristo de 20 años a EFE previo a la representación.

En contraste, la intérprete de María Magdalena, Annette Bárbara Aguilar, compartió su tristeza por la ausencia de la procesión masiva, en la que miles de vecinos participan como nazarenos o romanos.

“Ese tema me pone un poco triste porque mi ilusión era en el recorrido caminar, salir a ver a mi gente, a los barrios como tal, y que ahora sepa que me están viendo a través de una pantalla sí me pone triste”, confesó en entrevista.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *