Una joven no sale del bache de la depresión

Sus familiares la hallan colgada del brazo de su hamaca en su cuarto; no parecía deprimida

OXKUTZCAB.-  Después que las autoridades del municipio habían dado a conocer que las celebraciones de la Nochebuena fueron de saldo blanco, en la tarde noche de anteayer la joven W. Nayeli S. C., acorralada por el infierno de la depresión, decidió quitarse la vida.

Hay dos versiones sobre su edad, que tenía 19 o 25 años y que se desempeñaba como empleada de un comercio ubicado al costado oriente del parque principal.

Una tía y sobrino  fueron quienes descubrieron a la ahora fallecida en el interior del cuarto colgada del brazo de su hamaca, ya no presentaba signos vitales al llegar los elementos del orden y los paramédicos. Ella fue hallada en posición de cúbito dorsal y descalza.

De acuerdo a información recabada la ahora occisa la noche del 24 celebraron como de costumbre en su trabajo con sus compañeros, al día siguiente el día 25 de diciembre era el descanso de ella.

El reporte del hecho fue realizado a la policía municipal después de las 5 de la tarde de anteayer los familiares llamaron al 911.

El lugar de los hechos se registró en el domicilio ubicado en la calle 36 x 35 y 43 de la colonia Tzuk Tuk.

La policía municipal acordonó el área y se llamó a la fiscalía, hasta el lugar llegaron también elementos de la dependencia estatal y personal de la Semefo para que realicen la autopsia de ley.

Se desconoce las razones que orillaron a tomar a la joven la fatal decisión y que dejó en luto a su familia.

Como se sabe, la depresión es una terrible enfermedad que de no ser atendida a tiempo puede propiciar la muerte del ser querido.

Entre las señales figuran desinterés por actividades que solía hacer, comentarios negativos y fatales por lo que se requiere de ayuda urgente.

En grupos como Neuróticos Anónimos y Salvemos una vida, estas personas pueden encontrar esta ayuda que les permita dar un viraje a su estado de ánimo, a que se den cuenta que pueden sobrellevar su enfermedad.

Texto y foto: Bernardino Paz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *