Justin Trudeau va por la reelección en Canadá

Canadá ya tiene fecha para elecciones presidenciales: el lunes 21 de octubre. Ayer, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, disolvió el Parlamento, confirmó el día y a la vez dio el disparo de salida a una campaña electoral de 40 días en las que buscará una reelección que se le ha complicado en los últimos meses, perseguido por varios escándalos y tropiezos.

“Tenemos que tomar una decisión importante (sobre el futuro de Canadá)”, dijo Trudeau al lanzar oficialmente el periodo electoral.

No lo tendrá fácil para salir reelegido. El que irrumpiera en la política mundial en 2015 con una juventud, belleza y progresismo desmesurado, coronado como el heredero de Barack Obama en la escena internacional, ha acumulado una serie de tropiezos y escándalos que ya le están afectando en las encuestas y auguran una lucha feroz para conseguir la mayoría necesaria para seguir gobernando Canadá.

“Hemos hecho mucho juntos en los últimos cuatro años, pero la verdad es que esto es solo el inicio. Los canadienses tenemos que tomar una decisión importante: ¿vamos a volver a las políticas fallidas del pasado o vamos a continuar hacia adelante?”, dijo el primer ministro.

La estrategia del Partido Liberal de Trudeau es clara: potenciar su imagen de políticas sociales y progresismo, así como los avances en el tema climático.

Sin embargo, su imagen está manchada por un caso de conflicto de intereses y violaciones éticas que desató una crisis de gobierno sin precedentes y los niveles de popularidad del primer ministro en entredicho.

En agosto, tras varios meses de investigaciones y escándalos, el comisionado federal de Ética determinó que Trudeau había violado la ley de conflicto de intereses al tratar de influenciar a varios de sus ministros de abandonar una investigación criminal contra SNC-Lavalin, una empresa constructora con sede en Quebec acusada de sobornar al gobierno libio para conseguir contratos. El escándalo conllevó varias dimisiones en el gabinete de Trudeau y una degradación de la imagen pública del primer ministro que puede pasarle factura en las encuestas y las urnas.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *