La capital yucateca, con aroma navideño

Se empieza a observar gran cantidad de personas en el centro de Mérida a medida que se acercan las fiestas decembrinas

En la Plaza Grande, apenas reabierta hace unos días, el Ayuntamiento de Mérida ha instalado su tradicional Nacimiento de tamaño monumental, que en esta ocasión luce delimitado del público con vallas metálicas de color azul que rodean al asta bandera, con lo que se siente ya un ambiente navideño en la ciudad, donde en los comercios ya se comienza a ver un aumento de afluencia de posibles compradores.

Con las medidas que se han tomado para la reactivación económica, en la capital yucateca es posible ver de nueva cuenta a una buena cantidad de personas en los arriates que delimitan la Plaza Principal, y hasta ellos llega puntual el vendedor de kibis y polcanes, este viernes ofreciendo inclusive una especialidad: salbutes de castakán que rápidamente se acaban. De la misma manera comienzan a verse unos pocos turistas que cruzan por el parque y se toman fotos teniendo como escenario la Catedral, mientras que promotores de excursiones intentan convencerlos de tomar un tour a algún lugar cercano.

Y es que después de más de ocho meses de que la pandemia obligó a tomar la decisión de cerrar establecimientos no esenciales y de inclusive obligar a una Ley Seca que causó mucha afectación a restaurantes, en estos días renace la esperanza de que con el fin de año puedan tener un respiro económica, especialmente cuando han cambiado algunas de las disposiciones que permiten, entre otras cosas, ampliar los horarios de funcionamiento de los mercados “Lucas de Gálvez” y “San Benito”, e incluso retirar las vallas metálicas.

Otro de los anuncios que permite albergar la esperanza de que las cosas van mejorando es la apertura desde ayer del Parque Zoológico del Centenario, donde ya se puede ver a los propietarios de los puestos de refrescos y comidas del emblemático lugar comenzar a resurtir sus existencias y preocuparse por dar cumplimento al pie de la letra de todas las recomendaciones que las autoridades hacen para evitar al máximo la posibilidad de contagios de Covid.

De regreso al centro de la ciudad, donde poco a poco comienzan los embotellamientos, el equipo de Peninsular Punto Medio recorrió el área de kioscos de la calle 65 entre 54 y 54, conocida como la “Calle de las piñatas”, donde los comercios autorizados a expender productos con pólvora ya lucen con bastante afluencia.

“Desde hace unos días hay mucha gente que viene a comprar sus productos con pólvora”, comentó uno de los encargados de una tienda de dulces y piñatas ubicada al lado del local de pirotecnia en el que, por momentos, se aglomeraba la gente como si estuvieran obsequiando algo.

Sobre los vendedores de dulces y piñatas, estos manifiestan que ya comienzan a experimentar una paulatina mejora en sus ventas, pese al tema de la lejanía de los paraderos.

En recorrido efectuado por Peninsular Punto Medio platicamos con don Enrique Vargas Bermejo, quien comentó que espera que siga esta tendencia positiva y que puedan recuperarse de las pérdidas económicas que este año llegó de la mano de la pandemia. Encargado de la tienda “Carlitos 3”, invitó al público a visitarla y, con tal de incentivar sus ventas, ofreció descuentos de hasta un 50 por ciento en las piñatas.

“En los dulces también les puedo hacer una rebajita”, comentóel entrevistado, quien recordó que en más de 25 años que tiene en el ramo es la primera ocasión en la que un diciembre no habrá festivales escolares de fin de año, lo que representaba una buena oportunidad de incrementar ventas.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *