La confianza es el mayor riesgo

Especialista advierte del riesgo de bajar la guardia ante la pandemia.

Se relajan peligrosamente las medidas de prevención de contagios y aumenta el riesgo de que se registren nuevos picos de COVID-19, lo que obligaría nuevamente a la aplicación de medidas estrictas, a un regreso de las restricciones de movilidad.

Ayer en las redes sociales se volvió tendencia la imagen de una mujer que ante la negativa de utilizar su cubrebocas al caminar en las calles aledañas al centro de Mérida, dio pie a que se la llevaran detenida, situación que lamentablemente se repite una y otra vez por personas que, al escuchar que mucha gente ya regresó a sus trabajos, piensa que hay menor posibilidad de que contraiga el virus, cuando por el contrario, las cifras van hacia arriba.

Al respecto, el epidemiólogo Salvador Gómez Carro destacó la importancia de extremar las medidas de prevención entre las que destaca el lavado de manos constante y el uso correcto del cubrebocas, que debe de ser el adecuado para cumplir con su misión de evitar riesgos, pero lo principal es quedarse en casa si no se tiene nada que hacer en la calle.

“Aquí en el Hospital O’ Horán trabajo en el área de atención COVID-19 y hay mucha actividad, a veces cuando no hay espacio disponible, desde el área de filtro se refieren a los pacientes al Hospital Regional de Alta Especialidad, no puedo asegurar que estemos saturados, porque es una situación muy dinámica, hay muchos casos que son ambulatorios”, relató.

En las redes sociales de manera constante aparecen publicaciones de médicos asignados a la atención de pacientes con COVID-19 que comentan que ya no hay espacio en la institución para la que laboran.

“Se tiene listo el Centro de Convenciones, pero no hay que confiarse, así es que lo mejor que podemos hacer en estos momentos es prevenir y ayudar a concienciar a la gente a que se cuide”, señaló el entrevistado, quien se manifestó en contra de utilizar la fuerza para retirar a las personas de las calles y a favor del convencimiento.

“Hay desesperación de las personas para continuar quedándose dentro de sus casa y también la necesidad de salir en la búsqueda del sustento, pero deben de tener en cuenta que esta enfermedad va a estar acompañándonos un buen tiempo, hasta que haya una vacuna”, recalcó, y subrayó que un ingreso hospitalario puede ser, además de muy largo, costoso.

En cuanto a las medidas que se establecen en el comercio y en los establecimientos en este regreso a las actividades, consideró que es responsabilidad tanto de los propietarios como de la misma ciudadanía aplicarlas y respetarlas.

Por último, sobre al transporte público, que ha recibido muchas quejas en torno a su disponibilidad en las mañanas, lo que propicia que se formen largas filas de usuarios y aglomeraciones, el galeno recomendó abrir las ventanillas para que fluya el aire y se disminuya el riesgo de contagios.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *