La diabetes (bien manejada) es la principal causa de ¡Nada!

RENÉ EMIR BUENFIL VIERA
psicrenebuenfil@gmail.com

Los(as) mexicanos(as) y yucatecos(as) sabemos muy poco sobre diabetes, y lo más difundido sobre esta condición de vida son las complicaciones que se producen, en promedio, después de 10 años de un mal manejo de la enfermedad.

Esto es lo más conocido ya que los(as) profesionales de la salud que no son educadores(as) en diabetes por mucho tiempo se han dedicado a asustarnos con estadísticas del tipo “la diabetes es la principal causa de amputaciones, ceguera, etc.”; sin embargo, hace tiempo se ha comprobado que provocar miedo en las personas sobre las complicaciones de una enfermedad no es la manera más efectiva para lograr que se cuiden.

Una forma más amable y efectiva de promover el autocuidado de quienes viven con diabetes nos la propone el psicólogo William (Bill) Polonsky del Behavioral Diabetes Institute en San Diego. Se trata de resaltar la idea de que un buen manejo de la diabetes, tener los niveles de glucosa en sangre con el mayor porcentaje de tiempo en rango, es la mejor manera de no presentar ninguna complicación a lo largo de la vida, y esto se logra siguiendo un tratamiento médico, un plan de alimentación y una rutina de actividad física.

Para lograr y sostener el autocuidado por mucho tiempo es necesaria la educación en diabetes, incluso el Dr. Elliott Joslin, pionero en el tema, decía que “la educación en diabetes no es parte del tratamiento, es el tratamiento mismo”, pero mucha gente descuida su diabetes por cuestiones emocionales que les impiden aceptar su condición de vida, o el agotamiento (burnout) que viene después de haberse cuidado mucho tiempo, sobre todo si aún así no logran sus metas de tratamiento, y luego viene la frustración y querer tirar la toalla y darse por vencido(a).

¿Cómo se superan estas barreras emocionales para el autocuidado? Desarrollando habilidades de la inteligencia emocional, aprendiendo a fluir con el enojo que sientes por este diagnóstico, o la tristeza que te da, también podemos creer que si hacemos como si no pasara nada, o ignoramos el diagnóstico, entonces no existe, entonces es necesario y hasta urgente para nuestra salud y bienestar tener el coraje de aceptar lo que está pasando para poder enfrentarlo de la manera adecuada.

No tiene porqué pasarte lo que le pasó al vecino, o a tu familiar que tenía diabetes, puedes hacer tu propia historia y vivir una vida larga y saludable aún con esta enfermedad.

Quizá la parte que más les cuesta a la mayoría de las personas con este padecimiento y sus familias es la comida, estamos rodeados de muchos mitos alrededor de la alimentación y social y culturalmente es tan importante que las reuniones están basadas en la comida, por tanto para manejar tu diabetes es útil platicar con un(a) nutriólogo(a) que te ayude a tomar las mejores decisiones, y si estás sufriendo porque ya no puedes seguir comiendo como antes, un(a) psicólogo(a) puede escucharte para dejar atrás esos pensamientos limitantes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *