La educación, clave para acabar con el machismo

Las masculinidades son el resultado del aprendizaje cultural dentro de la sociedad, que se caracteriza por responder a lo que el sistema patriarcal establece, expresó Manuel Tobar Palma, Fundador del Colectivo Hombres por la Equidad y de la Escuela de Masculinidades en El Salvador, en el marco de la Jornada de Derechos Humanos.

El activista expresó que el machismo se repite dentro de la familia a través de modelos clásicos y tradicionales, por lo que se transmite de generación en generación.

“Debemos reconocer que somos machistas, pero no nacimos machistas. Desde la primera infancia aprendimos a usarlo como mecanismo de protección, validación, pero debemos reconocer que hay otras masculinidades”, declaró.

Y para erradicar el machismo, cáncer de la sociedad mexicana, se debe educar seres humanos, no hombres.

“Hay gente que piensa que, porque está chiquito, pequeño, no le vamos hablar del machismo. Tú le puedes decir que se puede poner la ropa que quiera, del color que guste, y no te representa ser más o menos hombre”, refirió.

Dijo que se piensa que los hombres deben convertirse en proveedores y garantes.

“Se cree que deben validar su masculinidad a través abuso sexual y de los puestos de poder que creen que, por ser hombres, les pertenecen, manifestó.

Indicó que ese tipo de masculinidades se socializan desde la violencia, de hombre a mujeres y de hombres a hombres, y les afecta a ellos mismos.

“El poder cómo tal no es malo, el poder es importante. No puedes ejercer o usar el poder sobre las mujeres, poder debe ser democrático, horizontal”, declaró Tobar Palma.

Consideró que mantener el poder tiene sus costos y los hombres “estamos dispuestos a pagarlo”.

“Hay hombres que no duermen, no tienen vacaciones, por tener el poder, eso crea hombres frustrados, cansados, que no se llevan con pareja y familia”, concluyó.

Texto y foto: ACOM

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *