La OMS advierte sobre consecuencias por bajar la guardia ante el covid

La jefe de la organización, Tedros Adhanom, describe la situación en Brasil como muy preocupante y alerta sobre una propagación regional

La llegada de las vacunas covid no debería tentar a los países a relajar los esfuerzos para combatir la pandemia del coronavirus, dijeron el viernes autoridades de la Organización Mundial de la Salud, citando su especial preocupación porque la situación en Brasil pueda extenderse a otros países.

“Si creen que ya hemos dejado esto atrás, no lo hemos hecho”, dijo Mike Ryan, el principal experto en emergencias de la OMS, durante una rueda de prensa en línea. “Los países van a caer en una tercera y cuarta ola si no somos cuidadosos”, agregó.

A nivel mundial, el número de casos de COVID revirtió una tendencia a la baja de seis semanas la semana pasada a pesar de la entrega de millones de dosis de vacunas en las últimas semanas, de acuerdo a los datos de la OMS.

“Ahora no es el momento para que Brasil o cualquier otro lugar se relaje”, agregó Ryan. “La llegada de las vacunas es un momento de gran esperanza, pero también es potencialmente un momento en el que se puede perder la concentración”.

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, describió la epidemia en Brasil como “muy, muy preocupante” y advirtió sobre una posible propagación regional.

“Si Brasil no es serio, seguirá afectando a todo el vecindario y más allá”, sostuvo.

Cepas más peligrosas avanzan con fuerza por Brasil

Las nuevas variantes del coronavirus consideradas más transmisibles y peligrosas avanzan por Brasil y ya son predominantes en al menos un cuarto del país, que enfrenta la peor fase de la pandemia con más de 1,600 muertos diarios.

Contenedores frigoríficos para almacenar cuerpos, ambulancias transformadas en improvisadas habitaciones de hospital, traslado de pacientes a miles de kilómetros de distancia… Las señales de un inminente colapso sanitario son cada vez más visibles en Brasil.

En los tres últimos días el número de fallecidos asociados a la covid-19 no ha bajado de 1,600. Solo el miércoles se perdieron 1,910 vidas, récord absoluto en el país, según el Ministerio de Salud.

El hartazgo de una parte de la sociedad después de un año de restricciones, el negacionismo del presidente Jair Bolsonaro y la falta de medidas a nivel nacional, convierten además a Brasil en un enorme “granero” para la aparición de nuevas variantes, según especialistas consultados por Efe.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *