La OMS avala la suspensión del biológico de AstraZeneca, pero autoriza el de Janssen

Autoridades sanitarias señalan que la utilidad del biológico detenido es mayor a los posibles riesgos; por otra parte, la OMS da otro visto bueno para el uso de emergencia de una dosis antiCOVID-19

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, lamentó que varios países europeos hayan suspendido temporalmente la vacuna de AstraZeneca, al parecer por problemas de coagulación en personas que la habían recibido, y argumentó que las autoridades competentes no ven relación entre el fármaco y dichos efectos.

El ministro aseguró ayer tomarse muy en serio estas informaciones y señaló que tanto la Agencia Europea del Medicamento (EMA) como el Instituto Paul Ehrlich (PEI), competente en la materia en Alemania, han determinado que no hay “un notable incremento de trombosis en relación temporal con la vacuna”.

“Lamento que sobre esta base algunos países en la Unión Europea hayan suspendido la vacunación con AstraZeneca”, dijo en una rueda de prensa para evaluar la situación epidemiológica del país, y recordó que la mayoría no lo han hecho, porque siguen las recomendaciones y la evaluación de las autoridades competentes y de los expertos.

Señaló que la pregunta es “si existe una relación causal o solo, entre comillas, una relación temporal que, naturalmente, desde el punto de vista estadístico, se puede dar si se vacunan a tres, cinco o diez millones de personas”; es decir, en las estadísticas aparecerán enfermedades que también habrían constado si estos millones de personas no hubieran recibido una vacuna.

Agregó que la utilidad de la vacuna de AstraZeneca, incluso con los incidentes que se puedan haber reportado e investigado, sigue siendo “con diferencia, mucho mayor” que los posibles riesgos.

AUTORIZA USO DE VACUNA ANTI-COVID DESARROLLADA POR JANSSEN

En contraparte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer que aprobó el uso de emergencia de la vacuna desarrollada por la firma Janssen, perteneciente al grupo Johnson & Jonhson, en todos los países y para su programa COVAX, con el que intenta reducir las desigualdades en el acceso a las vacunas contra la COVID-19.

Esta decisión sigue a la autorización que también emitió para la misma vacuna la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Se trata de la primera vacuna que se administra en una dosis única y hasta tres meses puede mantenerse a una temperatura entre 2 y 8 grados centígrados, dos características que deberían facilitar mucho la logística que requiere.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *