La pandemia no impide que el mundo recuerde a los difuntos

Con más de 1.192 millones de fallecidos por covid-19 y contando en el planeta, las personas en 2020 no son ajenas a la muerte

Da igual el nombre que reciba: Día de Muertos, Todos los Santos… pero el culto a la muerte está presente, de una forma u otra, en todas las celebraciones que tienen lugar el día 1 y 2 de noviembre. Flores, catrinas, calaveras, máscaras, hogueras, brujas y cementerios, la mezcla es impresionante, por eso merece la pena dar una vuelta por distintos lugares del planeta y descubrir cuales son las tradiciones, este año algo distintas, de cada sitio.

Con más de 1.192 millones de muertes por coronavirus y contando en todo el mundo, las personas en 2020 no son ajenas a la muerte. Esta pandemia afecta a los países latinoamericanos con más fuerza que el promedio. Países como Ecuador y México se ubican actualmente en el top 10 de la tasa de mortalidad más alta por coronavirus, los cuales son más altas que en Estados Unidos.

Guatemala luce sus cometas gigantes

Con un escenario distinto al campo de fútbol donde suele realizarse, el festival de barriletes (cometas) gigantes de Sumpango, en el centro de Guatemala, trasladó el domingo sus colores a un parque con banquetas y árboles para que el público pudiera apreciar el arte desde su hogar.

En esta ocasión, la pandemia definió el festival de los barriletes, que usualmente oscilan entre los 5 y 10 metros de diámetro y simbolizan las almas de los seres queridos que suben al cielo.

Construidos en honor a las más de 3,700 víctimas que ha dejado el covid-19 en Guatemala, por esta ocasión la actividad debió apreciarse a distancia o de forma virtual.

Sin los miles de visitantes, entre locales y turistas, la actividad se centró en el concurso, en la conmemoración a los que partieron y en mantener vigente una tradición en un año que golpeó a todo el mundo.

Hubo 35 barriletes gigantes elaborados por las asociaciones que suelen volar las piezas artísticas cada año en el campo de fútbol de Sumpango, municipio del departamento de Sacatepéquez, unos 46 kilómetros al oeste de la Ciudad de Guatemala.

miles de hondureños no llevarán flores a sus muertos

El Día de difuntos en Honduras será marcado por las medidas sanitarias que impedirán el acceso masivo a los cementerios por la pandemia de la covid-19, que desde marzo ha dejado más de 2,600 muertos y los contagios ya rozan los 100,000.

Muchos hondureños y extranjeros, autorizados a salir a partir del último dígito de su documento de identificación, asistieron ayer a los cementerios, un día antes del día dedicado a los muertos.

Por medidas sanitarias a causa de la pandemia, los cementerios están cerrados, permitiendo el ingreso de solamente las personas autorizadas a salir, de acuerdo al último dígito de su carné de identidad. Ayer le correspondió a los que terminan en 2 y 3, mientras que hoy a los 4 y 5.

Efe pudo constatar que algunas personas llegaron al cementerio a dejar flores a sus muertos, aunque ayer no era su día de salida, por lo que no se les permitió ingresar.

Música y comida para recibir a las almas en Bolivia

Las almas de poco más de medio centenar de gestores culturales y artistas bolivianos fallecidos en el último año fueron recibidas ayer con música autóctona y la tradicional mesa o altar con panes especiales, comida y bebida propios de la celebración de Todos Santos en la zona andina del país.

La creencia de los bolivianos en esta fecha es que las almas de los difuntos llegan a los hogares cada 1 de noviembre a mediodía para visitar a sus familiares y servirse la comida y bebida que les dejan en las mesas, y luego son despedidas en medio de rezos al día siguiente.

Para cumplir con la tradición, en el Cementerio General de La Paz se instaló una mesa en memoria de los gestores y artistas fallecidos que incluyó varias “t’anta wawas”, los panes antropomórficos que simbolizan a los difuntos, además de otros elementos como fruta, dulces, cañas de azúcar, hojas de coca y la comida y bebida preferidos por estas almas.

Precisamente la pandemia dio un cariz especial a estas festividades este año, empezando por la oferta de “t’anta wawas” dedicadas a los fallecidos a causa de esta enfermedad, sobre todo médicos y enfermeras caracterizados por sus barbijos o mascarillas quirúrgicas.

Pero, además, las visitas a los cementerios en ciudades como La Paz y Santa Cruz se cumplen bajo estrictas medidas de bioseguridad.

Así, en las puertas de ingreso al Cementerio General paceño se formaron filas para pasar por el control de temperatura y la desinfección correspondiente y se exigía a los asistentes llevar puesta la mascarilla.

Haití celebra como si el Covid-19 no existiera

Ni mascarillas ni distancia física ni lavado de manos formaron parte ayer de la fiesta haitiana de los muertos llamada Guédé, ritual que, como cada año, congregó a miles de personas en el cementerio público de Puerto Príncipe, un espacio emblemático de la cultura vudú.

En un contexto marcado por la inseguridad y el aumento de los actos de violencia de los últimos meses, se desarrolló esta celebración de marcado sincretismo religioso, sin que ningún elemento pudiera sugerir que se produce en plena pandemia del covid-19.

En la mitología vudú, los guédés simbolizan el espíritu de los muertos y celebran sus rituales los días 1 y 2 de noviembre de cada año. Las circunstancias de este 2020 no han amilanado a los haitianos a la hora de formar parte de esta fiesta y seguir con la tradición que tiene lugar entre las tumbas, adornadas con imágenes de espíritus en bajorrelieve, y calaveras humanas.

Semivacíos los cementerios de  España

La pandemia del coronavirus se dejó notar en la tradicional festividad de Todos los Santos, que ayer se celebró en España con cementerios semivacíos, controles de acceso y estrictas medidas de seguridad.

“Está más vacío que cualquier fin de semana”, señaló a EFE Pepa, una madrileña a las puertas del cementerio de La Almudena de la capital española, que ayer recibió pocas visitas de familiares para limpiar las lápidas y columbarios de sus seres queridos y ponerles flores.

Texto y foto: EFE/ Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *