La pintura y el secreto de la obra del artista

Una de las verdades innegables del arte es que transmite, pero… ¿qué transmite? Hemos abordado preguntas fundamentales con respecto al arte, como qué es el arte, para qué sirve y en esta ocasión intentaremos desenmarañar todos los secretos que esconde una obra al momento de transmitir.

El arte es un medio de comunicación, tan antiguo como la humanidad y más antiguo que el lenguaje, por muchos es considerado como la primera forma de expresión. Si echáramos a volar la imaginación tal vez veríamos a los primeros homínidos comunicando a través de gestos y pintura rupestre su estado de ánimo, en dónde hay animales para cazar, su vida y otras tantas necesidades primitivas.

Las necesidades eran menos complejas, pero los seres humanos tenemos un no sé qué, que nos hace complicar todo, en la Galería Arte 1010 lo interpretamos como alimentar el arte. Pues el arte contemporáneo se ha alimentado de emociones más complejas, de sentimientos que solo fuimos capaces de sentir cuando nuestro cerebro evolucionó, de contradicciones y de una nueva comprensión sobre la vida.

La pintura es una expresión visual del arte, a través de la cual un artista manifiesta sus ideas, deseos, necesidades, sentimientos y filosofía. Todo esto a través de líneas, colores, formas, luces y texturas. Y cuyo límite solo es la imaginación.

El artista se vale de todos estos recursos para plasmar lo que lleva dentro, pero difícilmente nosotros podemos conocer a los artistas de las más afamadas obras o en caso de conocerlos, no podemos entrar en su cuerpo y descifrar el secreto de su obra.

Entonces, ¿qué nos queda a nosotros como espectadores? ¿De verdad es un secreto indescifrable? Pues sí. La respuesta tal vez no sea la deseada, pero las cosas son aunque nosotros no queramos.

El artista puede hacer evidente algunas emociones en su obra y nosotros podemos descifrarlas, pero no conocemos su trasfondo, lo que está viviendo, su realidad social, temporal y cultural. Y en caso de conocerlas solo serían aproximaciones al verdadero significado. Nosotros podemos ver en una obra aquello que nos hace falta, aquellos que nos impresiona, lo que nos mueve, todo debido a la empatía y de esta manera tener un atisbo de comprensión sobre la obra.

Pero nuestros juicios van a estar basados por experiencias pasadas, en necesidades presentes y en anhelos futuros, solo el artista conoce su significado y muchas veces… lo olvida.

Texto y foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: