La polémica portada de Fifa 21

Por Marcial Méndez

La semana pasada, Electronic Arts (EA) reveló la portada para la nueva iteración de su clásico videojuego de futbol, FIFA. Además de la carátula para la versión estándar, se revelaron también otras dos para ediciones especiales. Todas ellas causaron revuelo. Los videojugadores, acostumbrados ya a los diseños convencionales, regulares y poco destacables de los lanzamientos anuales de FIFA, resultaron sorprendidos al ver que el nuevo título de EA dejaba atrás mucho de eso en pro de un estilo de diseño muy moderno que rara vez se ve en el mundo de los videojuegos.

Las tres portadas colocan el foco en la figura de Kylian Mbappé, cuya fotografía es el elemento central de la composición. Hasta aquí nada nuevo: el uso de un futbolista de renombre como imagen de FIFA es una tradición de EA que lleva ya años. Lo nuevo viene en la composición estilo collage de los diseños: ya no se trata de una sola imagen bien editada que cubre la carátula completa, sino que de una mezcla de distintas fotografías rectangulares yuxtapuestas de una manera muy sencilla sobre un fondo blanco. Si no fuera por la presencia del logo y una bien trabajada aplicación tipográfica, las portadas en nada se diferenciarían de algún collage digital hecho por algún aficionado con poca maña para el Photoshop (o el MS Paint).

Las críticas de los detractores se centran justamente en eso: destacan la aparentemente poca habilidad técnica necesaria para ejecutar las portadas. En cierta medida es cierto: cualquiera podría agarrar un montón de imágenes de Mbappé y acomodarlas unas sobre otras en un fondo blanco sin tardar más de un par de minutos. Sin embargo, hay bastante diseño detrás de esa aparente simpleza: un vistazo atento a las portadas de FIFA 21 revela que el acomodo de sus componentes no es para nada arbitrario ni mediocre, sino que, aunque simple en ejecución, demuestra un excelente manejo del espacio negativo, la composición y la armonía del color, entre otras cosas. Lo importante, como siempre, no es que la técnica sea extenuantemente trabajada, sino que el resultado sea efectivo. Las portadas de FIFA 21 lo son: la información importante está adecuadamente resaltada y su estilo se siente actual, está de moda y, aunque no guste a todos, muy seguramente sí sea efectivo con el mercado meta del producto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *