La principal

Una vez más la estadística. Una vez más entre los primeros cinco lugares en índices más elevados de suicidios. Un tema que sigue siendo un problema de salud entre la sociedad yucateca y que, a pesar de la cifra, se observa como algo “normal”, algo que escuchamos cada año.

La cuarta posición no es un lugar honroso, por el contrario, la sociedad yucateca no debe, no debemos dejar de espantarnos cuando se trata de una persona, que, por la razón que sea, ha tomado la decisión de terminar con su vida.

Si bien hay quien piensa que se debe tener mucho valor para atentar contra su propia vida, estos no se ponen a pensar el grave problema de salud pública que esto significa, ya que esto viene acompañado de un grave problema de depresión. Incluso, para los especialistas, quien lo ha intentado una vez, lo intentará de nuevo.

Pero además, poco se dice del duelo de las familias. Lo que se sufre en silencio un padre o un hermano, ante la posibilidad de que su ser amado pueda intentar quitarse la vida de manera reiterada.

Imagínense la “psicosis”, que vive una familia, que sabe que no se le puede descuidar, porque en cualquier momento puede cumplir sus intentos de suicidio. Es un problema que arrebata el sueño, la paz y la salud de quienes están en derredor del potencial suicida.

No es una estadística para normalizar entre nuestra sociedad. Por cultura o herencia maya, por depresión, o por cualquier motivo, nadie debe quedarse sin opciones para vivir la vida. Que las autoridades, y nosotros como sociedad, pongamos manos a la obra, por una verdadera cultura de amor a la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *