La Principal

Yucatán es considerada una tierra bendita entre todos los paraísos que naturales que tiene nuestro país, y eso se debe a una razón simple y poderosa: el agua.

El estado cuenta con una de las reservas acuíferas más grandes en todo el país y eso nos convierte en la envidia de todo México, ya que mientras otros estados hablan de sequías y escasez, acá basta con hacer un hueco en la tierra para que descubramos que tenemos agua en nuestro subsuelo.
Sin embargo, esta abundancia nos ha hecho mucho daño, ya que no valoramos la importancia que tiene para nuestra vida y nos hemos encargado de ensuciarla y desperdiciarla en exceso.

Es increíble que incluso en esta época en la que presumimos de tener una conciencia más elevada y que queremos cuidar a nuestro planeta, sigamos todavía reiterando en notas periodísticas la falta de acción de nuestras autoridades en materia de conservación y cuidado de nuestro manto freático.

Hoy es el Día Internacional del Agua y, como siempre, leeremos cifras alarmantes de desabasto y contaminación en varias partes del mundo, por lo que los yucatecos debemos vernos en el reflejo de otros países y entender que la falta de conciencia y de acción en este tema ha llevado a que incluso se diga que el agua será la causa de las guerras más adelante.

Dice una famosa canción que “Dios le da pan precisamente al que no tiene dientes, para que su peor castigo sea el día que se arrepiente”; No queremos ser fatalistas, pero ojalá que los yucatecos no tengamos que acordarnos nunca de esta frase.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *