Largas filas hacen los adultos mayores para recibir vacuna

El directivo de un asilo, Roberto Pinto, critica que en los municipios tienen que esperar horas y que en Mérida sería más tardado

El presidente de la Fundación para Adultos Mayores “La Felicidad Comienza”, A.C. Roberto Rafael Pinto Ontiveros, expresó su preocupación por la mala organización que impera en los municipios yucatecos en los que se ha comenzado a aplicar la vacuna contra el COVID-19 a las personas de la tercera edad.

Sin cuidar detalles como el de colocar sillas en espacios  con sombra, sin baños portátiles o con apenas uno o dos a disposición, se causan muchas molestias a los adultos mayores que tienen dolencias y hasta problemas de incontinencia. Los beneficiarios del programa pasan un verdadero viacrucis haciendo largas filas mientras esperan su turno para ser atendidos, para lo cual pasan horas.

—Si esto pasa en poblaciones relativamente pequeñas, ¿qué sucederá cuando le toque el turno a Mérida? —se preguntó el altruista, quien sugirió que ahora que no se están utilizando los edificios escolares, estos se puedan usar y se aproveche el mobiliario y espacio suficiente para hacer más confortable el proceso.

Por otro lado, lamentó que los médicos y en general el personal que esta encargado de la aplicación del biológico no esté vacunado.

—Me consta que estos profesionales están dando lo todo con tal de cumplir con la encomienda, pero no tienen los elementos suficientes para hacerlo, cuando menos es justo que ellos estén protegidos —subrayó el presidente fundador de “La Felicidad Comienza”, quien visitó en días pasados el Centro de Salud de Uman, donde fue atendido por su directora, la Dra. Padilla.

—Hago un reconocimiento público a ella y su personal, que están trabajando con entrega y pasión, lo mismo que el personal de bienestar social, queda claro que el problema no es del Gobierno estatal, al contrario, el gobernador Mauricio Vila está haciendo un excelente trabajo, sino del federal, que se está viendo rebasado por el que sería muy bueno que permitiera que los gobiernos estatales también puedan participar en la organización —recalcó.

El entrevistado también expresó su preocupación por quienes viven en albergues y casas de retiro en el sentido de que no se les puede sacar para llevarlos a vacunar. “Para estos casos debe haber una coordinación federal, pusieron a la Guardia Nacional para que controle las vacunas, perfecto, pero debe hacerse en conjunto con el Gobierno del Estado, el Gobernador ha trabajado, pero la Federación no da los medios, no da las vacunas, no están bien coordinados”, subrayó.

—No puede ser que gente de 80 90 años esté parada horas y horas para recibir su vacuna. Se debe de hacer algo, porque nos va a tocar en Mérida y va a ser lo mismo: un caos —dijo.

Entrevistado al  momento de regresar de Valladolid, comentó que fue testigo de cómo varias personas radicadas en Mérida acudieron a ponerse la vacuna en la Sultana de Oriente, al igual que gente que vive en Cancún.

Otro de los temas que criticó es el relacionado con el famoso registro en línea, ya que  los abuelitos no están familiarizados ni disponen de este tipo de herramientas.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *