Las cartas están echadas: para Yucatán no hay vuelta atrás

Especialistas alertan que viene el periodo más álgido de contagios para el estado, lo que impactará hasta al 80 por ciento de la población.

Lo que queda de julio y agosto serán los periodos más álgidos de contagios de COVID-19 en Yucatán, situación que estaría agravada por la presencia de los vacacionistas en las playas y la manera de actuar de la población que, al parecer, ya se acostumbró a escuchar de elevados números de contagios y muertes, y ha descuidado las medidas básicas de protección.

Así lo indicó a Peninsular Punto Medio el médico urgenciólogo del Hospital Juárez del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Geovani Natalio Ramos Reséndiz, quien destacó que, de acuerdo a las proyecciones, el virus podría infectar al 80 por ciento de la población, del cual un 15 por ciento necesitaría  llegar a los hospitales y de este porcentaje un 3% fallecería.

PANORAMA ATERRADOR

Asimismo, dijo que para septiembre comenzaría a presentarse un descenso normal de casos, pero mientras tanto el panorama es aterrador, ya que se estima que podría superarse el millar de muertes por la pandemia en la entidad, tomando en cuenta que los hospitales están saturados y por el mismo camino va el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI en cuanto a camas censables, es decir, las 52 que cuentan con equipamiento para atender a pacientes graves.

El especialista manifestó que se espera que la pandemia siga afectando al mundo, al menos hasta agosto de 2021.

“Ya se está trabajando en la vacuna, hay importantes esfuerzos por parte de laboratorios serios que están ya haciendo pruebas, pero precisamente por ser de mucho prestigio no se exponen a lanzarla hasta que se garantice que no tendrá efectos contrarios y que esto en su momento pueda terminar en una demanda legal que afecte su imagen y la lleve a la quiebra”, comentó Ramos Reséndiz, quien, en relación a las vacunas que dicen tener China y algún otro país, consideró que al momento se trata de especulaciones.

“Esto no debe ser razón para bajar la guardia. Lamentablemente en estos momentos veo a gente que anda con el cubrebocas mal puesto, llevándolo inclusive en el cuello, y también a mucha gente en familia paseando en el súper con adultos mayores y niños que nada tienen que hacer allí, solo se exponen a contagios”, subrayó.

En otro punto de la entrevista, resaltó que en estos momentos muchos asintomáticos representan un grave riesgo para sus familias.

“A ellos no les afectó tan fuerte el COVID-19 y tal vez fue mínima la sintomatología que presentaron, pero siguen andando en las calles, y está latente que lleven a sus casas el virus y contagien a las personas mayores que viven con ellos como pueden ser sus abuelitos, y en este caso, por el tema de las defensas y las comorbilidades, como diabetes, hipertensión y sobrepeso, sí podría tener efectos terribles”, recalcó el entrevistado, quien pidió a la ciudadania seguir las medidas indicadas por el Gobierno del Estado como el uso obligatorio de cubrebocas y respetar la distancia en la calle.

“Los que salgan por necesidad no deben tocar nada, no recargarse en paredes o carros; tampoco es recomendable usar guantes, ya que eso solo hará que se contamine todo lo que traen consigo. Los guantes no son para uso público”, concluyó.

SE CONTAGIARÁ LA MAYORÍA DE LA POBLACIÓN

Al respecto, la especialista en medicina interna Vanessa Lizette Velázquez Reyes comentó a Peninsular Punto Medio, que ante la falta de estrategia preventiva, principalmente, se contagiará la mayoría de la población.

“No hay suficiente hincapié en la sana distancia en las familias (que incluye no visitarlos), uso adecuado de cubrebocas y lavado constante de manos. El virus es altamente contagioso, y con la restricción de movimiento el plan de gobierno fue autolimitarlo a las familias nucleares; al final de cuentas, si bien la mayoría cursan con síntomas leves, se limitaría al núcleo familiar, el cuidado y la no propagación al resto de la ciudadanía”, explicó.

Velázquez afirmó que la reciente medida de recircular evidenció la irresponsabilidad de muchos ciudadanos que consideraron este como el momento apropiado para pasear y visitar a sus familiares.

SELECCIÓN NATURAL

“Aún faltan seis meses de este año y mantendremos este mismo problema hasta que se tenga acceso a la vacuna, que será el salvamento de la sociedad, pero mientras tanto, esto es puramente selección natural, según tu capacidad orgánica será la manifestación de la enfermedad y recuperación”, recalcó la entrevistada, quien subrayó que si la gente se reeducara serían controlables de alguna manera los contagios.

En cuanto al personal que en estos momentos se mantiene en la primera línea de batalla, explicó que, aunque la mayoría se encuentra sano, a los tres meses ya están agotados física y mentalmente.

–Aquellos que ya presentaron la enfermedad y resultó de carácter moderado, cursan con limitación física por fibrosis pulmonar y la rehabilitación pulmonar tarda seis meses, por lo que se requerirá que regresen a laborar personas con factores de riesgo que se mantuvieron en resguardo– señaló.

La única expectativa como personal de salud, agregó, es exhortar a las autoridades a ocuparse realmente por cuidar al cuidador, reevaluar la situación vivida y reactualizar el manejo de la pandemia para bien de todos.

–La expectativa real es promover la salud con la importancia debida y valorar el esfuerzo del personal sanitario que día a día entrega sus conocimientos y servicio, dotando con servicios debidos y tratamiento oportuno como prioridad… Aprender a cuidarlos y mantener esa seguridad… Porque enfermos o sin personal, ¿quién atenderá a la población?– concluyó.

Texto: Manuel Pool

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *