Las ciclovías, una cuestión de democracia de los espacios públicos, afirma especialista

“El hecho de que se tenga que mejorar algunas cuestiones técnicas de la ciclovía de Mérida, no significa que esta sea una obra mal planeada y diseñada, sino que se habla de un valor positivo de que esta pueda mejorarse” consideró Silvana Forti Sosa directora del Laboratorio Urbano de Movilidad de la Universidad Modelo.

Comentó que, durante la construcción de estas obras, el laboratorio estuvo colaborando con el Instituto de Movilidad y Desarrollo Territorial (IMDUT) haciendo reportes de algunas cuestiones técnicas que consideraban se deberían modificar, las cuales se fueron subsanando durante ese proceso.

“Como parte de estos trabajos estuvimos recorriendo todas estas zonas que se iban construyendo, y elaborábamos los informes de los problemas que íbamos detectando, los cuales se le entregaban al IMDUT” dijo.

Indicó que es lamentable que este proyecto se haya politizado, dejando a un lado el hecho de que estas ciclovías son un gran avance, y era una vieja demanda de las personas que utilizan la bicicleta como medio de transporte.

“Es triste ver que algunos candidatos y candidatas satanizan esta obra, y pretendan transformarla, lo que sería un gran retroceso en materia de desarrollo urbano” detalló la especialista.

Destacó que en total se entregaron 8 informes técnicos, para que el instituto les fuera dando seguimiento. “La construcción de estas ciclovías fue una decisión correcta, por lo había que hacerlo, la ciudad lo necesitaba, ya que existe una distribución inequitativa, pues el mayor espacio de las calles lo ocupan los automovilistas, que son los que más contaminan, además de que la mayor parte de la población viaja en transporte público y otra parte camina” detalló.

“Había una desigualdad casi grosera, hacer ciclovías no solo era una necesidad para las personas que usan este medio para transitar de un lugar a otro, sino que era una cuestión de democracia de los espacios públicos, de tener una distribución más equitativa” expresó.

La especialista en movilidad consideró que estas nuevas vialidades dan más seguridad a los ciclistas, ya que muchos han muerto en siniestro viales, como el caso del Joven Jacinto León, que recientemente fue atropellado por personas que conducían en estado de ebriedad.

“El objetivo principal es darle seguridad al peatón y a los ciclistas, promover la movilidad viva, el deporte, considerando que Yucatán ocupa los primeros lugares en obesidad, lo que representa un cuadro mórbido y los expone frente al Covid-19” expuso.

En cuanto a los establecimientos y negocios que están en contra de esta obra, afirmó que cada uno debería tener su propio estacionamiento, ya que la calle es publica, no privada.

“Es necesario educar a la gente que cree que la acera es de su propiedad, y la llena de obstáculos como son macetas, arboles, bancas, lo que obstaculiza el paso del peatón, cuando la acera es publica” finalizó.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *