Las consultas y el nuevo revés al presidente

CARLOS HORNELAS
carlos.hornelas@gmail.com

Mucho se había criticado las consultas organizadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador que sirvieron, en su momento como coartada para justificar el inicio, continuación o cancelación de diversas obras alrededor del país. El “pueblo sabio”, como le gusta llamarlo no necesita mayores artilugios para expresar libremente su opinión.

Muchos cuestionamos con oportunidad la ligereza con la cual se tomaba este instrumento como mecanismo de democracia participativa por no contar con todos los elementos que pudieran brindarle la certeza jurídica y la legitimidad respectiva.

Sin embargo, el presidente no contaba con la astucia de diez gobernadores que, a la usanza del presidente, han “consultado” al “pueblo sabio” de cada una de sus entidades sobre diversos temas que suben de tono las diferencias con el gobierno federal.

Los diez Estados que integran la llamada “Alianza Federalista”, integrada por Aguascalientes, Coahuila, Colima, Durango, Chihuahua, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas, le han dado verdaderos dolores de cabeza al primer mandatario en días recientes.

De manera simultánea y concertada, cada uno ha abierto un frente paralelo al gobierno federal. A través de actos públicos y utilizando las “benditas redes sociales” como gusta llamarlas a AMLO, se han hecho presentes, no solo como gobernadores sino con la asistencia y anuencia de los tres poderes públicos de sus respectivas entidades, a manera de un bloque común para plantarle cara al ejecutivo federal.

Han realizado “consultas” en sus localidades para preguntarle al “pueblo bueno” su parecer sobre ciertos temas. Así, sin la necesidad de involucrar a ninguna otra institución, han pedido  su parecer sobre las aportaciones federales que cada Estado recibe.

Como el presidente ha desoído los llamados a reunirse para revisar el Proyecto de Presupuesto 2021, y los ha ignorado en sus planteamientos sobre una distribución más equitativa, la tercera parte de la federación ha amagado con re-pensar el pacto federal, es decir, con reconsiderar si quieren seguir formando parte de la nación con sus Estados federados.

Jaime Rodríguez, “el Bronco”, gobernador de Nuevo León a través de su cuenta de Twitter ha manifestado en un mensaje: “¿Cómo ven? Hacemos una consulta pública para decidir si seguimos siendo los que más le damos a la Federación, a pesar de qué nos devuelven sólo 28 centavos por cada peso que mandamos, o que nuevo León se quede con lo que contribuye”.

Enrique Alfaro, en un acto público, decidió consultar a mano alzada, como hace el presidente en sus giras de trabajo, si los tapatíos deberían de discutir qué hacen con los recursos que generan y no reintegrarlos a la Federación y esperar lo que desde el centro quieran darles de vuelta.

Martín Orozco, de Aguascalientes, decidió hacer su consulta por Twitter y escribió “Esta tarde consulto a los aguascalentenses. ¿Están de acuerdo en que el gobierno federal regrese a la gente en los recursos para la salud, cultura, deporte, ciencia, seguridad, derechos humanos entre otros?”

Estas consultas trasladan la legitimidad de la decisión al pueblo consultado y si se aplicara del mismo modo en que el presidente ha realizado sus “consultas” tendría que ser consecuente con los resultados de estos ejercicios. Como se ve, es el inicio de un proceso en el cual los adversarios políticos le dan una cucharada de su propio chocolate. La indiferencia por las instituciones y su desprecio sistemático por los marcos de derecho está a punto de jugarle en contra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *