Las personas son historias que merecen ser leídas

Jhonny Eyder Euán

jhonny_ee@hotmail.com

Las personas son historias que merecen ser escuchadas o leídas y por eso me alegra haber conocido la iniciativa Diario Colectivo de un año de pandemia. Se trata de proyecto impulsado por tres empresas dedicadas a los instrumentos de escritura cuyo fin es crear un libro sobre ideas, pensamientos u opiniones que ha dejado el caótico 2020.

Los protagonistas de este libro serán aquellas personas que amen el papel, la tinta y la escritura. Todos quienes conservan la magia de escribir sobre papel están invitados a colaborar con textos para formar un testimonio único y sincero de un año marcado por el miedo, la crisis económica y las muertes causadas por la pandemia.

Los negocios Octante, Apuntes y Tinterías se unieron para este proyecto que tiene su convocatoria abierta hasta el 30 de enero. Es muy sencillo participar, sólo se tiene que mandar un texto escrito a mano sobre las vivencias, reflexiones o experiencias que recuerdan de este lapso de la vida que nadie se esperaba.

El resultado será genial y estará lleno de historias que sin duda valdrá la pena leer. Y por cierto, no se necesita ser un escritor profesional para ser parte de este diario. Yo no lo soy y pese a ello me animé a participar porque escribir a mano es algo que me encanta y recurro a ello casi por inercia.

Tomar el bolígrafo y papel y comenzar a contar o guardar un recuerdo es de las actividades más lindas y relajantes que se puede hacer. Fácil es agarrar primero el teléfono y revisar las redes sociales o ver videos, pero no es lo único para “perder el tiempo”.

Además de los libros que podemos leer, un cuaderno y una pluma también son aliados para olvidarnos de los asuntos laborales o los días complicados que solemos tener en esta realidad golpeada por los desajustes que trajo el coronavirus.

Tener una rutina que implique escribir a diario es un buen consejo, ya que es una forma de practicar tu ortografía y de reflexionar sobre tu vida. Podrías comenzar a tener un diario en el que relates acontecimientos importantes; las cosas que te alegraron o los problemas que te surgieron en tu familia o con tu pareja.

Escribir es terapéutico y es también una manera de dejar algo que quizás pueda ser leído años después por parientes, e incluso podría llegar hasta las páginas de un libro que se venda en librerías de todo el mundo. A muchos escritores les publicaron sus diarios, algunos ya hasta habían muerto cuando sus manuscritos pasaron de la oscuridad a la brillantez de las hojas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *