Las turbias relaciones Carlos Joaquí­n.

Confesiones.

 

Las turbias relaciones Carlos Joaquín.

 

Desde hace seis años, Carlos Joaquín hasta hace unos días subsecretario de turismo del gobierno federal y medio hermano de Pedro Joaquín Coldwell Secretario de Energía del Presidente Peña Nieto, ha llevado a cabo una errática, estrategia para competir por la postulación a la gubernatura de Quintana Roo.

Una hoja de ruta en la que se ha dedicado a hacer exactamente todo lo contrario a lo que dicta la ortodoxia priista, la suya ha sido una postura rupturista, lejana muy lejana a la norma de institucionalidad que dictan los preceptos dogmáticos del priismo tradicional.

Sin embargo lo que llama poderosamente la atención, es que aun sabiendo con mucha antelación, que no seria nominado candidato, persistió en el inútil intento, engañando a sus seguidores y estableciendo turbias y peligrosas relaciones con enemigos declarados del régimen al que le debe toda su fortuna, el que lo cobijo mas allá de su escasos méritos.

No se puede pretender lograr un objetivo de este tipo cuando simultáneamente se traiciona, esa simple circunstancia es de suyo motivo suficiente para ser descartado y como forma de presión no sirve.

Joaquín González se acerco con esa intención, siendo todavía subsecretario de turismo del gobierno federal, a personajes oscuros y rivales del sistema, la suya era de origen como diría García Márquez, la crónica de una muerte (política) anunciada.

Empecemos por la ex diputada federal perredista Talía Vazquez Alatorre, quien fue quien le llevo en busca de apoyo con Jaime Rodríguez “El Bronco” gobernador por la vía independiente de Nuevo León y aspirante presidencial por ese mismo esquema.

Talía Vazquez, abogada del Doctor Mireles el jefe de las autodefensas michoacanas, entre otros tantos escándalos, acuso legalmente a su ex marido Juan Iván Peña Nader de violación y de haber pagado un soborno millonario al entonces Jefe de la Oficina de la Presidencia y hoy actual senador por el PAN Roberto Gil Zuarth, a cambio del otorgamiento de permisos para casinos al grupo Rojas Cardona.

Lo curioso del caso es que Talía Vazquez, era la apoderada legal de casinos investigados por la Secretaria de Gobernación como parte de una mafia, que logro sus permisos de forma ilegal.

Incluidos los del grupo Rojas Cardona, del que además era socia, pero al final de cuentas los traiciono, la que vendió información privilegiada en contra de el Zar de los casinos fue ella misma.

Roberto Gil la demando por difamación y daño moral, el senador le gano en los tribunales y Talía Vazquez fue sentenciada a pagar la reparación del daño, eso aparte de que se hiciera publico que ella misma posee acciones en negocios de este giro en diversas entidades.

Talía Vazquez ha sido señalada de mover dinero de la mafia casinera, con pruebas documentales suficientes que no dejan margen alguno para la duda, y ahora funge como una especia de asesora y consejera de Carlos Joaquín, quien para lo que si ha demostrado talento, es para rodearse de personajes oscuros en su derredor, “dime con quien andas y te diré quien eres” reza el refrán popular.

Pero Talía Vazquez no es la única relación turbia y peligrosa de Carlos Joaquín, mención especial merece la que sostiene con diputado federal panista Eukid Castañón, el hombre mas cercano al gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle.

El contubernio se remonta a la época en que Carlos Joaquín contrato a Castañón, para que su despacho de auditoria limpiara mas de doscientos millones de pesos que no fueron comprobados adecuadamente, de las arcas del municipio de Solidaridad, correspondientes a la gestión como alcalde de Carlos Joaquín. 

Castañón es el operador de la guerra sucia que Moreno Valle ha emprendido contra miembros connotados del PRI, como parte de su estrategia para la postulación panista a la presidencia de la republica.

Se presume que ha sido el mismo Castañón, quien ha estado ayudando a Carlos Joaquín, a operar a su vez, una permanente serie de ataques en contra del gobierno del Quintana Roo y últimamente de forma particular en contra de los principales aspirantes priistas el diputado federal José Luis Toledo y el actual alcalde de Solidaridad Mauricio Góngora, en su afán por enturbiar el proceso sucesorio local.

Por otro lado, busco un acercamiento con el gobernador de Morelos Graco Ramírez, con la intención de contar su padrinazgo para la construcción de una alianza PAN-PRD de la que el quería ser candidato.

Pero esa alianza no será posible, de tal suerte que eso limita a Carlos Joaquín a tener que decidir una sola bandera, ya sea la blanquiazul o la amarilla del sol azteca.

Solo resta ver cual de los dos será el partido que quiera cargar con Carlos Joaquín y el lastre que significan sus oscuras relaciones, su evidente falta de lealtad y compromiso, porque así como Morena lo rechazo sin miramientos, puede ser que incluso ninguna de estas dos fuerzas quiera cargar con ese estorbo.

 

Twitter@vazquezhandall

 

Guillermo Vazquez Handall 

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *