Latinoamericanos buscan la manera de sobrevivir la crisis económica

Millones de personas en toda América Latina están buscando la manera de mantenerse a flote y sobrevivir la crisis económica causada por el COVID-19.

Algunos migraron sus negocios o empleos a internet, otros los dejaron para comercializar mascarillas o gel antibacterial.

Muchos dependen totalmente de las remesas que envían sus familias del extranjero, mientras hay quienes cayeron ya en la indigencia. En un lugar donde impera la informalidad, es difícil conocer con certeza cuántos empleos se han perdido ya, pero la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que van 47 millones en lo que va del año. La región es la que más horas de trabajo remunerado ha perdido en el mundo.

Los pronósticos son muy duros de digerir. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el Producto Interno Bruto (PIB) se contraerá en 9.3% este año, la peor recesión en América Latina desde que se tiene registro.

Por otra parte, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las exportaciones van a caer por lo menos un 15% en la región. El golpe lo sentirán más fuertes los países del sur, los cuales se especializan en exportar materias primas cuyos precios cayeron por la falta de demanda.

En cuanto a las remesas, de acuerdo con el economista del BBVA Juan José Li Ng, estas incrementaron, en términos reales, un 24%. Esto equivale a 14,500 millones de pesos en recursos adicionales en mayo para los hogares en México.

“Pese a las difíciles condiciones económicas en Estados Unidos, de donde proviene alrededor de 95% de las remesas a México, el incremento observado durante el mes de mayo se explica por el efecto del ‘Día de las madres’”, escribe Li Ng.

Texto y foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *