Le cae lluvia de críticas a la CFE por apagones

Vecinos de la colonia Lázaro Cárdenas exigen a la paraestatal una solución definitiva a las constantes fallas de la energía eléctrica en sus hogares

La CFE está en el banquillo de los acusados, ya que hizo caso omiso a la petición del gobernador Mauricio Vila Dosal de informarle cuál fue la situación que ocasionó los apagones que se registraron por toda el estado en días pasados.

Y en medio de este silencio, al mandatario no le quedó más que pedirle a la ciudadanía que en el caso de tener afectaciones por el servicio así se lo haga saber a la CFE, y que tenga a la mano el respectivo número de reporte.

En el transcurso de ayer miércoles, molestos por la falta de energía eléctrica en sus hogares durante varias horas, vecinos de la calle 10 por 57 y 57-A de la colonia Lázaro Cárdenas cerraron calles en protesta por esta situación que ocurre en medio de fuertes calores que impidieron su debido descanso.

“Llevamos cuatro días sin energía eléctrica, ya se nos descompuso la comida en el refrigerador y el dueño de la pastelería que está en la esquina está tirando su mercancía”, dijo el señor Daniel Díaz, quien recalcó que sin corriente sus hijos están durmiendo en sus hamacas en el porche, porque sin abanicos no soportan el calor qué hay en las noches.

“No queremos remedios, queremos una solución definitiva a este problema que siempre estamos reportando, hace tres meses vinieron a dar mantenimiento a los equipos y salió peor porque se hicieron más constantes las fallas”, señalaron los vecinos al representante de la CFE que se apersonó al lugar.

Solo porque cerramos la calle desde anoche vinieron, porque si no no nos atienden los llamados, expresó una de las vecinas, mientras que otra invitó a los altos funcionarios de la paraestal que se la pasan en una oficina climatizada a que pasarán una noche sin luz en una de las viviendas de lugar, con lo que arrancó los aplausos de los presentes.

Por su parte líderes de cámaras empresariales cuestionan que, ante la ola de calor extremo, no se tomen las medidas necesarias para evitar que se “bote” el servicio por la sobre demanda que representa el uso de aires acondicionados, ventiladores y refrigeradores en una ciudad que crece a pasos agigantados.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *