LíNEA DIRECTA

Ayer, se compartieron diversos festejos por la ciudad capital de Mérida, así como otros aspectos culturales como las llamadas roscas de reyes. Vaya, un complemento de los tiempos agradables de fin de año. En oficinas, hogares y en núcleos de la sociedad se darán espacios de convivencia en corto y, en, dimensiones mayores. Desde una noche antes, esas festividades fueron en aumento, según se pudo  apreciar en esos destellos vistosos compartidos.

Con estas apreciaciones positivas en comunidad, es natural la expresión que se escucha en las voces de los asiduos comunicadores de los palacios en torno a los vientos de plena armonía en que trabajan, para bien de algunos y malestar de otros, las autoridades gubernamentales emanadas de los partidos del PRI y del PAN. Un caramelo que sigue endulzando asuntos públicos como privados, según trasciende en estos primeros días del 2016.

Se sabe que de las previas de don Rolando Rodrigo Zapata Bello se asoman una gama de obras y servicios enmarcados bajo una estructura presupuestal ordenada. Hay la tendencia que un factor importante en el trabajo serio, de máximos resultados ha estado a la par en ese nivel el Secretario General de Gobierno, don Roberto Antonio Rodríguez Asaf. Los argumentos son el sentido de identidad con el gobernante yucateco, un excelente manejo de la política interna del estado y sobre todo, ser de los pocos que en realidad cuidan de la imagen del maratonista.

Muchos aún festejan esa fotografía del presidente municipal de Mérida con el atril del Gobierno del Estado de Yucatán luego de regresar junto a Zapata Bello de un viaje a Canadá. Una pincelada que recorrió muchas oficinas de la capital del país, de esas en donde se centra gran parte del poder público nacional. Quizá la buena voluntad del primer edil meridano hacen más accesible las negociaciones comerciales del grupo económico que está de enlace central y que, tradicionalmente apoyan al PAN, PRI y ya recientemente con López Obrador al PRD.

El contexto de trabajo coordinado es parecido al que se manejó en algún tiempo con el ex presidente municipal Renán Barrera Concha, cuya luna de miel duró lo necesario. Sin embargo, según los agentes de los palacios indican muchas cuestiones comunes con esa familia de moda y que, en época del legendario y bien recordado dos veces ex gobernador de Yucatán, Víctor Manuel Cervera Pacheco hacían intercambios de ganado en número y calidad muy respetable.

Para Yucatán existe una mesa principal que seguirá haciendo que se cuiden a los personajes centrales de actualidad. Esto, podría traer beneficios tangibles, como el acuerdo ya firmado para acabar con los malos trabajos realizados en el centro Histórico de la ciudad de Mérida y no fue causa precisamente de la comuna meridana. Pero sí dejó fuerte derrama económica como la que consiguiera el  entonces funcionario estatal el ingeniero Alejandro Conde Zapata, vecino de Campeche e íntimo del ahora diputado Francisco Torres Rivas, según trasciende en las mismas centrales de aquellas fechas.

Se reitera lo importante del entendimiento y coordinación institucional; ya se tendrán las mejoras necesarias para bien de la ciudad, sus habitantes y el turismo. Además de que se contará el poder transitar en esas zonas del Centro Histórico con más seguridad y el abono a la belleza del entorno urbano. Se considera que se irán tomando más decisiones colegiadas en común. En estos primeros días podría darse otro anuncio de esa manera de trabajo unido.

En lo que es su responsabilidad, tanto Rolando Rodrigo como Roberto Antonio, van más allá para este calendario. Una dupla de responsabilidad y trabajo permanente, de lo más serio que contiene el gabinete en toda su extensión, sin menospreciar a algunos más que le ponen ganas. Sin embargo, las propias acciones testimoniales son los files acompañantes que dan buenos puntos a dos figuras del ente político local, ante unos nuevos conceptos y otros no tan nuevos, en el dibujo de lo que se va conformando para el recorrer de este año.

 Lo del 2015, se está concluyendo lo pertinente para informarlo en los tiempos y formas más redituables y de cumplimiento con la ley. Un 2016, que puede enmarcar destinos de progreso y bienestar para los yucatecos, y, desde luego, en mancuerna con los meridanos. Los continuos patentes de los palacios andan contentos ante las muestras de solidaridad que recibieron en los últimos días del calendario ya dado de baja. Pendientes todos que hay muchos temas en la lista ofrecida.

                                            ************************************

Irvin Berlín Villafaña, hijo político de la decadente Ana Rosa Payán Cervera ha dejado de ser la figura central de la cultura como él mismo se ha denominado. Parece que la realidad de estos tiempos ya piden un cambio a ese modelo descontinuado. Ahí podría haber una oportunidad para refrescar con nuevas ideas y maneras el asunto cultural que, para Mérida, existe todo jun potencial que no se está aprovechando en su totalidad.

Incluso, aparte de la esencia de las artes, el director de cultura del Ayuntamiento, comentan que se ha dado a la tarea de privilegiar contrataciones y presentaciones estelares para todo artista que hable mal del presidente municipal y su partido. Vaya cuestión antropológica de cuidarse y olvidarse con quien se hace equipo, y, a quien hay que responder por esa silla que ya le dio muchas satisfacciones personales y económicas con el paso de los años, en un ánimo de pensar que no hay más personas capacitadas para tal función.

Valdría, en verdad, según sale del propio recinto central hacer una evaluación de lo que ya se tiene en los escritorios previo y central, respectivamente para tomar una decisión final. Hay zonas blandas para poder mejorar. Siempre existen momentos claves para decisiones similares. Mérida, merece siempre lo mejor, sobre todo ahora que está muy festejada, agregó la inquieta directora de un portal de noticias por internet.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *