LíNEA DIRECTA

De nuevo la ex Gobernadora de Yucatán, Ivonne Araceli Ortega Pacheco sube las intenciones que le han dado resultados favorables de auto proclamarse como viable a llegar a obtener la candidatura del PRI, por la Presidencia de la República en el 2018. Sus giras nacionales y de legado internacional son factores de suma en su personalidad y fortaleza.

El hecho además, encamina a estimular las bondades que se están presentando para las mujeres en la participación de los esquemas políticos. Ese concepto abre renglones para aumentar sus objetivos, seguramente, bien enmarcados con las ofertas informativas para el caso. Ortega Pacheco, entre los elementos que conforman su personalidad contiene esa tenacidad de conseguir parámetros de más nivel; al menos, eso se sigue viendo.

Incluso los críticos en su gestión gubernamental ya no tienen más elementos nuevos para cuestionar, se han quedado con lo mencionado en su momento. El viraje hacia otras esferas por lógica consigue miradas no solo locales, sino nacionales; bueno hasta el aderezo internacional se mezcla.

El grupo Ivonnista, como, festeja cada paso al levantarse del viejo sillón. Las temáticas y relaciones nuevas que se pueden costear, producto del trabajo previo. Lo del libro no se lo esperaban en el escenario nacional, pero, esa disposición de escuchar buenas orientaciones y el deseo de estar en los medios tomaron el concepto que brinda más cosas positivas que las negativas.

Trasciende que conocido grupo político de la actual diputada federal se reúnen aún con nostalgia al estar, buena parte de ellos, todavía en espera de alguna posición que los vuelva a unir en las bonanzas de los presupuestos y partidas institucionales. Sobre todo aquellos que se acostumbraron al caramelo del poder y que piensan que esas sillas son para siempre.

No se puede culpar a quienes ahora controlan el poder público pues están inmersos en desarrollas las indicaciones pactadas en el Plan Estatal de Desarrollo de Yucatán. Además de la generación de asuntos emergentes e innovadores cuyas expectativas dan esperanza para las tomas de las notas finales que se espera sean de bienestar tal y como se promociona y actúa en consecuencia.

Los ivonnistas están pasando un proceso necesario. No escrito pero práctico en el conducir las decisiones frontales de gobierno. Hay espera, para algunas largas personas, para otras eternas y las más afortunadas de menor tiempo en la banca. Esto gira, es cierto, una realidad, en tanto existe una realidad que va acompañada por juna líder empecinada a hablar de un futuro presidenciable.

No son precisamente los tiempos de estar figurando con tanta publicidad motivada para esas nominaciones. A lo mejor la señora Ortega Pacheco también mide las reacciones de su partido el PRI, la de la más alta Superioridad, la de los medios de comunicación, figuras políticas nacionales o bien puede tratarse de una transversal acordada para forzar miradas de atención en centros que no serán realidad; sino más bien ayudarán a cambio de espacios de negociación. Interesante, el observar y comentar. Ivonne Araceli, en movimiento.

                                   **************************************

El nuevo Arzobispo de la Iglesia Católica en Yucatán, no estaba muy lejos de las palabras que soltara después del Carnaval de Mérida, como parte de unas reflexiones de fe, al indicar que “parecía que muchas personas toman aspectos de la vida como si siempre fuera un carnaval”. En tono, posiblemente a las fiestas, consumo de bebidas alcohólicas, todo tipo de juegos y circos, etcétera.

Bueno, sus palabras proféticas se van cumpliendo, se acaba de anunciar en estos días el apoyo a manera de inversión de 150 millones de pesos que una empresa cervecera dará por 15 años de exclusividad en la venta de sus productos para convertir en aproximadamente dos años el recinto ferial de Xmatkuil un centro de espectáculos durante todo el año, en donde, desde luego, habrá oferta y demanda de gran cantidad de cervezas.

No es obligación tomar bebidas con alcohol, menos en exceso; seguramente, como se ha visto en los últimos años habrá control en los aspectos básicos para que las festividades a programas sigan siendo de corte familiar. Que ese centro de diversiones tengan alternativas viables para sumar no solo la convivencia comunitaria sino también el marco de prevención de excesos.

Hay experiencia, orden, buen manejo administrativo y financiero, así que las razones se extenderán de manera permanente, como se propone, para recuperar las inversiones, apuntalar la marca promotora, pero también para ofrecer novedades de esparcimiento y temáticas para el turismo principalmente nacional. El Carnaval nombrado por el Arzobispo de Yucatán tendrá eco en gran parte de los calendarios en los próximos quince años.

                                           ***********************************

El diputado federal Liborio Vidal Aguilar se mantiene con ese perfil de gestor en mayor presencia que la legislativa. Si todo lo que publicita lo ha logrado, pues prácticamente de la misma forma muchas de las cosas de este estado dependen de él. De un tema pasa a otro. El flujo que dice de sus gestiones si se suman dan hasta para presidir ya otras latitudes.

Parece que el interés es enviar un mensaje que el mismo Vidal Aguilar es el salvador o aportador fundamental de muchos logros para Yucatán. Quizá, aquí valga un poco de prudencia. Reconocer los liderazgos y niveles, en la disciplina sobre todo dentro del manejo de los asuntos políticos de un PRI, que le ha consentido todo lo que ha querido hacer. Hasta irse con otros partidos. Habrá que observar las reacciones naturales de otros actores del sector ante esta gama mediática en activo y ver, cómo se va asimilando esa toma del principal gestor de acuerdo a los documentales del legislador federal. Pendientes todos.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *