Librería rodante promueve la lectura durante el aislamiento

Las fantasías de El Quijote, las aventuras infantiles y la promesa culinaria son parte de la Librería móvil que recorre Guadalajara

Las fantasías de “El Quijote”, los cuentos de Julio Cortázar, las aventuras infantiles y la promesa culinaria son parte de la “Librería móvil” que recorre Guadalajara para llevar la lectura a quienes se quedan en casa para evitar contagiarse de COVID-19.

Macario Zamora, creador de esta iniciativa, contó en entrevista a Efe que su intención es que las personas puedan “viajar” mediante los libros como una alternativa para ocupar su tiempo durante la contingencia sanitaria que obliga al confinamiento.

Reconoce en la iniciativa una oportunidad de oro para fomentar la lectura en un país donde 4 de cada 10 personas leyó un libro el último año y la media anual de lectura es de 3,4 ejemplares, según datos del Módulo sobre Lectura del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en 2019.

“Hay mucha gente que ahorita tiene mucho tiempo en casa; es cansado estar en la televisión, en la computadora y creo que la mejor manera de viajar es a través de la imaginación, por eso recomendamos que se pongan a leer, que el viaje lo hagan desde casa, leyendo”, dijo.

Zamora es dueño de la librería de usado “El desván de don Quijote” que tuvo que cerrar en marzo debido a las disposiciones oficiales para que empresas no esenciales pararan actividades.

Ante esto tuvo que buscar alternativas para generar recursos para seguir pagando el sueldo a cuatro empleados y no afectar a las personas que suelen surtirlo de libros.

La demanda de su clientes para tener servicio a domicilio le recordó una idea que había tenido hace tiempo: adaptó su camioneta para hacer una mini librería rodante con entre 2.000 y 2.500 títulos de todos los géneros.

Desde hace dos semanas tomó el volante y va con ella de norte a sur de la ciudad para llevar sus libros hasta donde el cliente le pida.

“Quienes quieren que les llevemos los libros nos hablan por teléfono o mediante las redes sociales, agendamos una hora y vamos hasta las casas de ellos. Tenemos hasta 7 citas por día porque a veces nos toca de extremo a extremo, la gente lo que más nos ha pedido son libros de superación, motivación y literatura clásica”, explicó.

Cuando las puertas de la camioneta se abren despliegan un microcosmos donde lo único que importa son las letras: Fernando del Paso, William Shakespeare, Og Mandino, Alejandro Jodorowsky, Honore de Balzac e Isabel Allende, entre otros, deambulan por el angosto pasillo que culmina con un sofá y una pequeña alfombra.

Después de desinfectar sus manos con gel antibacterial el lector puede navegar entre los estantes para elegir el título más atractivo y sentarse a hojearlo.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *